Estudio de Judas | Interpretación y Comentario de la Biblia

JUDAS

XXV

</p

INTRODUCCIÓN A JUDAS

Esta carta es, con mucho, el más extraño de los libros del Nuevo Testamento, ya sea que consideremos la evidencia externa de la misma, su canonicidad, o el tema.Es sorprendente, no sólo que la evidencia externa a su favor sea más fuerte que para la carta anterior de su más ilustre hermano Santiago y para la segunda carta de Pedro, a la que se parece notablemente, sino también que esta evidencia, a diferencia del caso de la carta de James, debería ser mucho más fuerte en Occidente que en Oriente.

La extrañeza de su tema consiste en cinco detalles, todos los cuales deben ser cuidadosamente considerados en el exposición:

1. Su semejanza con 2 Pedro: Esta semejanza es lo suficientemente sorprendente, sin multiplicar y magnificar indebidamente los puntos de semejanza, como hace Canon Farrar en su manera extrema habitual. a rais Las dos preguntas, ambas de las cuales deben ser respondidas, más adelante, a saber: (1) ¿Cuál tomó prestado del otro? (2) ¿Es el préstamo un plagio absoluto?

2. Su presunto respaldo a una interpretación variante de la Septuaginta de Gen 6: 1-4, haciendo que el gran pecado que condujo al diluvio consistiera en relaciones antinaturales entre ángeles y mujeres, dando como resultado una progenie monstruosa.

3. Su supuesta cita y aprobación de un apócrifo libro, La Asunción de Moisés, en la referencia a la contienda de Miguel y Satanás por el cuerpo de Moisés.

4. Su supuesta cita y aprobación del libro apócrifo de Enoc.

5. Por ser el único libro del Nuevo Testamento que contiene la palabra Agapae, es decir, fiestas de amor.

El autor es franco al decir que si la carta avala claramente la supuesta cohabitación de ángeles y mujeres, y la doctrina de la Asunción de Moisés (que el cuerpo muerto de Moisés fue resucitado y glorificado sin ver corrupción), y respalda el libro apócrifo de Enoc, o cualquiera de los tres, entonces está en su ch conflicto palpable con enseñanzas bíblicas inequívocas, abundantes e indiscutibles, que su propio derecho a la inspiración es, a su juicio, anulado. Hay un canon o regla de fe que prueba cada doctrina de un libro. Las verdades bíblicas son homogéneas y congruentes. Una sana doctrina puede recorrer cada libro de la Biblia sin chocar con ninguna otra doctrina del sistema, como todos los huesos de un esqueleto humano pueden articularse sin distorsión o desplazamiento de otros. Pero los huesos de un esqueleto bruto no encajarán en la estructura humana. Si tratamos de pasar cualquiera de las tres enseñanzas mencionadas anteriormente a través de los libros de la Biblia, estamos derribando otras enseñanzas a diestra y siniestra, o alojándonos en un callejón sin salida, o chocando contra una pared. Esta característica de los libros y doctrinas de la Biblia es la más alta prueba de inspiración. Una tendencia prueba el curso de un río más que una curva aquí o allá.

Pasemos ahora, en orden, a las preguntas habituales sobre las introducciones: ¿Quién es el autor? A primera vista, la respuesta es clara: «Judas, siervo de Jesucristo y hermano de Santiago»» (Jud 1:1 ), pero no un apóstol: «»Mas vosotros, amados, recordad las palabras que os han dicho antes los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo, que os dijeron: En el tiempo postrero habrá burladores, andando según sus propias concupiscencias impías»» (Jue 1:17-18 ).

La Santiago Aquí se nombra sin duda al gran primer pastor de la iglesia en Jerusalén, y autor de la carta del Nuevo Testamento de ese nombre. Entonces, como el Nuevo Testamento da cuenta de una sola pareja de hermanos llamados «»Santiago y Judas»» (Mat 13:55 ; Mar 6:3 ), el hermano de nuestro Señor, debemos terminar con esta pregunta.

2. Pero, ¿qué una dificultad puramente gratuita y artificial se ha impuesto a los problemas, por lo demás simples, de identificar a este Jude y ha causado interminables complicaciones y controversias? La teoría sin fundamento de la virginidad perpetua de María, la madre de nuestro Señor. Aparte de esta teoría, una simple mirada a los ocho grupos de pasajes pertinentes del Nuevo Testamento, que se citarán a continuación, con la observancia de los principios más comunes, la construcción gramatical y la interpretación, no sólo bastaría para resolver la cuestión para siempre, sino para Excita el asombro que cualquier crítico se atreva a defender una conclusión diferente.

3. ¿Qué dos clases distintas defienden la teoría de la virginidad perpetua de María? No romanistas y romanistas.

4. ¿De qué manera ha confundido la primera clase una pregunta sencilla? Los no romanistas, por motivos sentimentales, no han querido creer que María le dio hijos a José después del nacimiento de nuestro Señor. Se han sentido obligados, por lo tanto, a dejar de lado el significado prima facie y de sentido común de muchas escrituras, (1) por una mera conjetura, basada en ninguna prueba, de que José era un viudo con una gran familia de hijos cuando se casó con María. Conocemos los nombres de cuatro hijos además de las hermanas, número no dado. Entonces, si permitimos un intervalo decente entre la muerte de la supuesta primera esposa y el matrimonio con María, y el intervalo habitual entre los hijos, esto haría que Santiago fuera unos quince años mayor que nuestro Señor, una condición en conflicto con todos los demás. hechos bíblicos.

O (2) han presentado otra suposición de que los hermanos y hermanas de nuestro Señor eran solo primos, hijos de Cleofás y la hermana de María. No logran explicar por qué estos niños vivían con su tía, en lugar de con sus propios padres. Pero habiendo adivinado tanto, deben adivinar más, e identificar a Clopas con Alfeo para numerar a dos de estos sobrinos con los doce apóstoles.

5. ¿Y cómo confunden la cuestión los romanistas? Ellos también abogan por la segunda suposición anterior, y hacen de la virginidad perpetua de María una parte de una mariología extensa, que se desarrolla en una mariolatría blasfema, deificando a una mujer y cambiando el evangelio en otro evangelio. Ella, y no su Hijo, hirió la cabeza de la serpiente (ver su versión latina de Gen 3:15 ). Su propia concepción es declarada inmaculada así como la de su Hijo (ver decreto de Pío IX sobre la inmaculada concepción de la virgen María, 8 de diciembre de 1845). En una carta encíclica de febrero de 1849, preparando el camino para esta declaración, este Papa escribe: «Todo el terreno de nuestra confianza está puesto en la Santísima Virgen». . . Dios ha investido en ella la plenitud de todo bien, de modo que en adelante, si hay en nosotros alguna esperanza, si alguna gracia, si alguna salvación, debemos recibirla únicamente de ella, según la voluntad de aquel que quisiera que lo poseyéramos todo a través de María»» (citado en el Credo de la cristiandad de Schaff). También se afirma su asunción al cielo sin muerte, para ser allí la reina del cielo y mediadora entre los hombres y Jesús. Ella debe ser adorada.

6. ¿Qué conjuntos de pasajes bíblicos se relacionan con estas dos teorías de los hermanos de nuestro Señor? Ocho grupos de pasajes se refieren a este asunto. Para que las series puedan considerarse en el orden del tiempo, se citan de uno de nuestros libros de texto, la Armonía de los Evangelios de Broadus, en la medida en que los evangelios los cubren, y están numerados de la siguiente manera:

(1) Armonía, página 7, sec. 6, Mateo 1:18-25 . La sección comienza así: «El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes de que se juntaran, se halló que había concebido del Espíritu Santo». Luego sigue el relato de la José tenía el propósito de repudiarla en secreto, hasta que el ángel del Señor le aseguró: ‘No te desanimes para recibir a María, tu esposa'». La sección cierra así: «»Y José . . . hizo como el ángel del Señor le mandó y tomó a su esposa; y no la conoció hasta que ella dio a luz un hijo». .

(2) Armonía, página 20, sec. 20, Juan 2:12 : «Después de esto descendió a Cafarnaúm, él y su madre y sus hermanos y sus discípulos». Aquí obsérvese que José había desaparecido de la historia, para no volver a aparecer. El último aviso de él fue cuando Jesús tenía doce años. Él y María habían vivido juntos como marido y mujer durante muchos años en Nazaret, hasta que Be murió. En consecuencia, Jesús, el primogénito, es el cabeza de familia y lo siguen su madre y sus hermanos (griego, adelphoi). El significado primario y natural de esta palabra es «hermanos», en este caso, hijos de una misma madre. Cuando el contexto lo exija, la palabra puede aplicarse a parientes de un grado más remoto, aunque el griego tiene una palabra muy diferente para «»primos»», nunca aplicada en el Nuevo Testamento a estos «»hermanos».» De la misma manera la palabra se aplica a menudo a los que son hermanos espirituales. Sin embargo, el significado primario y natural de adelphoi , «»hijos de un padre común»,» debe conservarse a menos que el contexto obvio exija otro sentido. Hacemos bien, también, en notar que este pasaje distingue a sus hermanos de sus discípulos.

(3) Armonía, páginas 59-60, Secc. 50, Mateo 12:46-50 ; 3 de marzo: 31-35; Lucas 8:19-21 . Aquí su madre y sus hermanos se entrometen en su trabajo, buscando interrumpir un servicio público. De hecho, podemos deducir con seguridad de las palabras precedentes de Marcos (Mar 3:20-21 ), que su familia, según el carne, no hacen más que seguir lo que sus amigos procuraban hacer, es decir, «prenderlo, porque decían que está fuera de sí». los deberes espirituales eran tan apremiantes que «ni siquiera podían comer pan». La restricción que buscaban imponerle era casi equivalente a lo que llamaríamos «cumplir una orden judicial de locura». Fue esta intrusión la que reprendió severamente diciendo: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos? Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos, «distinguiendo agudamente entre hermanos según la naturaleza y según el Espíritu. Toda la lección no solo implica que estos eran sus hermanos en el sentido común y natural, sino también que no eran discípulos.

(4) Armonía, páginas 70-71, sec. 54, Mateo 13:54-58 ; 6 de marzo: 1-5 . Este es el relato de su segunda recepción en Nazaret, su propia ciudad, donde había vivido durante unos treinta años, donde todo el pueblo conocía a toda la familia. Y son los nazarenos, familiarizados con cada acontecimiento de la historia familiar, quienes dicen: «¿No es éste el carpintero, el hijo de María, y hermano de Santiago y José y Judas y Simón? ¿Y sus hermanas no están aquí con nosotros?» Aquí, por primera vez, encontramos los nombres de sus cuatro hermanos, entre ellos «James y Jude». La gente de este pueblo, íntima con la familia durante treinta años, sabe nada de una teoría del primo. No saben nada de que Mary haya adoptado una casa llena de sobrinos y sobrinas. Tampoco el Nuevo Testamento. Nada más que la necesidad apremiante de salvar una teoría podría haber distorsionado tanto esta narración simple y directa de su significado obvio.

(5) Harmony, página 102, Sec. 73, Juan 7:2-9 . Solo tenemos que leer esta sección, que describe un evento tardío en su historia, para ver qué tan lejos en espíritu está nuestro Señor de sus cuatro medios hermanos menores. De hecho, el inspirado Juan dice expresamente: «Porque ni aun sus hermanos creían en él». Si consideramos que este incidente ocurrió después de que terminó el largo ministerio de Galilea, y que sus doce apóstoles fueron ordenados al comienzo de este ministerio , antes de que se predicara el Sermón de la Montaña, o se pronunciara el primer gran grupo de parábolas (ver Armonía, página 44f.), vemos cuán limitada debe ser esa teoría para hacer que sus hermanos incrédulos, siempre tan distintos de sus discípulos, idénticos a los dos apóstoles, Santiago, hijo de Alfeo, y Santiago y Judas, también llamados Tadeo y Lebeo. No hay evidencia alguna de que ninguno de sus cuatro hermanos fuera creyente, hasta después de su resurrección, y generalmente su conversión se atribuye a sus apariciones después de su resurrección (ver 1Co 15:7 : «»Se apareció a Santiago»»). Ahora retomamos Hechos en lugar de la Armonía.

(6) Hch 1:13-14 , relatando lo que siguió a su ascensión cuarenta años después de su resurrección, da por nombre a todos los doce apóstoles, cerrando así: «»Todos estos [refiriéndose a los apóstoles recién nombrados] perseveraban unánimes en oración, con las mujeres y María, la madre de Jesús, y con sus hermanos.»» Aquí de nuevo se los distingue expresamente de los doce apóstoles, aunque ahora creyentes, y que diez días después, con los apóstoles, fueron bautizados en el Espíritu Santo.

(7) 1Co 9:5 . Años después, Pablo se refirió a ellos como hombres casados, pero nuevamente los distinguió de los doce apóstoles, también hombres casados. Ningún hombre) con una mente libre de prejuicios, puede leer estas siete escrituras, en su contexto natural, y observando principios justos de construcción e interpretación gramatical, y evitar estas conclusiones: Que José y María, después del nacimiento de Jesús, vivieron juntos como cualquier otro hombre y esposa; que les nacieron hijos e hijas; que después de la muerte de José, Jesús era cabeza de familia, la madre y los niños más pequeños lo seguían; que ninguno de estos hermanos menores se convirtió hasta después de su resurrección; que desde su conversión, sin embargo, todos estos hermanos fueron cristianos fieles; que dos de ellos se convirtieron en autores de las cartas del Nuevo Testamento, y Santiago pronto se convirtió en pastor de la iglesia de Jerusalén, y se le tenía en alta estima; que en la naturaleza del caso, ninguno de ellos era de los doce apóstoles de la circuncisión; que no hay evidencia alguna de que José fuera viudo con una familia numerosa de hijos e hijas.

(8) Como argumento bíblico final, ahora someto las cuatro listas de los doce apóstoles a la circuncisión , que le pido al lector que examine cuidadosamente tanto en griego como en inglés. Estas listas aparecen en Mat 10:2-4 ; 3 de marzo: 14-19; Lucas 6:13-16 ; Hechos 1:13 . Ni de estas listas ni de ningún otro pasaje del Nuevo Testamento puede probarse que había entre los doce un par de hermanos llamados «Santiago y Judas». Por el contrario, la preponderancia de la evidencia es decididamente en sentido contrario. . Está claro por las listas y otras escrituras que Simón Pedro y Andrés eran hermanos, hijos de Jonás o Juan, y que Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, eran hermanos, pero ahí la prueba se detiene en los pares de hermanos. Para ahorrar tiempo, se concede que el «»Tadeo»» de la lista de Marcos y Mateo es el mismo que el primer «»Judas»» de la lista de Lucas. El «»Lebbeus»» dado en algunos de los manuscritos de Mateo y Marcos es solo una explicación marginal de Tadeo, siendo ambos términos cariñosos, que bien podrían aplicarse a Judas, el nombre real.

Ninguno de los dos Ni Mateo ni Marcos hacen de Tadeo hermano de Santiago, el hijo de Alfeo, lo cual es más notable en el caso de Mateo, ya que señala particularmente que Simón y Andrés son hermanos, y Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, son hermanos. En ninguna de las listas de Lucas están emparejados Santiago, el hijo de Alfeo, y Judas; Simón, el fanático, en ambas listas, forma pareja con Santiago, el hijo de Alfeo. Solo la lista de Lucas da el nombre de Judas, y en ninguna de las listas se usa la palabra «hermano». En su lista de evangelios, donde la construcción exige el caso acusativo, el griego es Joudan Jacobou , literalmente «»Jude of James»» o «»James’ Jude». » En la lista de Hechos, en forma nominativa, es Joudas Jacobou, que significa como antes «»Jude of James»» o «»James’ Jude».» Pero lo que es más notable en la lista de Hechos , tenemos una forma exactamente similar, Jacobos Alphaiou , que ningún erudito duda en traducir «James el hijo de Alfeo». Entonces, ¿por qué dudar en traducir Joudas Jacobou , » «Judas, el hijo de Jacobo»»? Esto no significaría que Judas fuera hijo de cualquiera de los Santiagos en la lista apostólica. Es muy improbable que hubiera un padre y un hijo entre los apóstoles, sino simplemente que el padre de Judas se llamara Santiago, como el padre de Juan se llamaba Zebedeo, y el padre de Pedro se llamaba Jonás, o Juan. No es necesario que sepamos que Santiago era el padre de Judas más de lo que Juan era el padre de Pedro. En consecuencia, la Revisión Estándar Estadounidense en ambas listas de Lucas dice: «Judas, el hijo de Santiago», como encontramos en el libro de texto. Esta traducción no es simplemente defendible, sino que es la mejor traducción gramatical donde no hay nada en el contexto o en otra parte del Nuevo Testamento que suministre la palabra «»hermano».

En Jud 1:1 de la carta a Judas, tenemos Joudas Adelphos Jacobou , que, por supuesto, significa «»Judas, el hermano de Jacobo».» Pero cuando llegamos a probar que este Judas, el hermano de Jacobo, el Adelphos lo establece, ya que establece que la relación de Andrés con Pedro es idéntica a la de Judas en En la lista de Lucas de los doce apóstoles, entonces confrontamos el proverbio latino: Hic labor, hoc opus est. Ciertamente, el Judas de esta carta no solo no hace tal afirmación, sino que en Jue 1:17-18 enseña lo contrario, distinguiéndose claramente de los apóstoles. Santiago, su hermano, tampoco hace tales afirmaciones en su carta. Todo el embrollo proviene de un esfuerzo forzado por sostener la teoría sin base, la virginidad perpetua de María.

A todos estos testimonios bíblicos, solo dos pasajes pueden oponerse, aunque aparentemente, y no tienen fuerza real, pero Los cito:

En primer lugar, se objeta que si María hubiera tenido hijos propios, Jesús en la cruz no habría encomendado a su madre al cuidado de Juan, hijo de Zebedeo (ver Juan 19:26-27 ). La respuesta es obvia. (1) María y sus hijos eran muy pobres. La familia siempre había sido pobre. Aun cuando Jesús, de cuarenta días, era presentado en el Templo como primogénito, santo a Dios, la familia podía ofrecer como sacrificio sólo un par de tórtolas, o dos pichones de paloma, la ofrenda mínima de extrema pobreza. No era más que un carpintero, el hijo de un carpintero, que hacía un trabajo ordinario y tosco a cambio de una compensación lamentable. Más tarde, el trabajo de su vida absorbió su tiempo y trabajo sin compensación, excepto que la primera Sociedad de Ayuda para Damas le ministró de su sustancia. Jesús dice de sí mismo: «Las zorras tienen madrigueras, y las aves del cielo nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza». Pero Juan estaba bien. Jesús quería que su madre tuviera un hogar estable. Sus hijos no tenían nada.

En segundo lugar, en este momento sus hijos eran incrédulos, y por simpatía con Jesús y su obra. El Señor quería que ella tuviera un hogar cristiano comprensivo donde la influencia cristiana se ejercería sobre sus hijos más pequeños. La provisión que así hizo cumplió todos los objetos que contemplaba, y así se justificó.

Hasta donde la historia arroja luz sobre estos hermanos de nuestro Señor y su descendencia, quedaron sumamente pobres. Eusebio conserva una ilustración, un fragmento de Hegesipo. La historia cuenta que Domiciano estaba preocupado por los descendientes de David. Los nietos de este mismo Judas fueron llevados ante él. Pero cuando vio cuán pobres eran, sus manos encallecidas por el duro trabajo, y escuchó su explicación de que el reino de nuestro Señor era espiritual, los despidió con desprecio, no temiendo más a un rival en cualquier reino de nuestro Señor.

La segunda objeción se basa en Gal 1:19 , que dice: «Me quedé con Cefas quince días, pero otros los apóstoles no vi a ninguno, sino a Santiago, el hermano del Señor.»» Se afirma que Pablo aquí llama a Santiago apóstol, e implícitamente uno de los doce.

La respuesta es: Una traducción justa del griego es: «Otros de los apóstoles no vi a ninguno, sino a Santiago, el hermano del Señor». Lo que significa que vi a Pedro solo de los apóstoles, pero vi a Santiago, el hermano del Señor. Aparte de esto, varios fueron llamados apóstoles en el sentido etimológico, pero no oficial, de la palabra. Jesús mismo fue llamado apóstol, al igual que Bernabé. De la misma manera, Jesús fue llamado diácono, y lo era etimológicamente, aunque no oficialmente.

La conclusión del autor es que el autor de esta carta es Judas, medio hermano menor de nuestro Señor. , hijo de José y María, y hermano carnal de ese Santiago que escribió la carta del Nuevo Testamento de ese nombre y fue pastor de la iglesia en Jerusalén) y cuyo martirio, según Josefo, fue una de las causas de la caída de Jerusalén.

Nuestra siguiente pregunta es, ¿A quién se dirige? La carta misma dice: «A los llamados amados en Dios Padre, y guardados para Jesucristo», pero como su argumento sigue muy de cerca la carta de Pedro, que fue dirigida a los judíos cristianos de Asia Menor, y como ambos Al atacar ciertas fases de la filosofía gnóstica que se originó y prevaleció en el Asia proconsular, podemos inferir con seguridad que se trata de judíos cristianos vacilantes de Asia Menor. La declaración del propio Judas es indefinida, pero todo el argumento es judío.

¿Cuál es el parecido entre 2 Pedro y Judas? Segunda de Pedro es muy parecida a Jue 1:4-16 en los siguientes detalles:

1. Ambos advierten contra los herejes que niegan al Señor que los compró (2Pe 2:1 ; Jud 1:4 ).

2. Estos herejes, en ambos casos, convierten la gracia de Dios en lascivia (Jue 1:4 ; 2Pe 2:2 ).

3. Se arrastraron en las iglesias en secreto, y trabajaba en secreto (2Pe 2:1 ; Jud 1:4 ).

4. En ambos, su motivo es la avaricia (Jud II; 2Pe 2:3 ; 2Pe 2:15 ).

5. En ambos, estos herejes desprecian al gobierno, o desprecian en dignidades (2Pe 2:10 ; Jue 1:8 ).

6. En ambos, emplean swellin g palabras de vanidad (2Pe 2:18 ; Jue 1:16 ).

7. En ambos, se los describe como ignorantes, sin seguir la razón ni el evangelio, pero son como las bestias en instintos y pasiones (2Pe 2:12 ; Jue 1:10 ).

8. En ambos, se les describe como estropeando las fiestas cristianas, «»manchas y defectos que se deleitan en sus engaños mientras festejarán con vosotros»» (2Pe 2:13 ). «»Rocas escondidas en vuestras fiestas de amor, cuando festejarán con vosotros, pastores que sin temor se apacientan»» (Jue 1:12 ) .

9. En ambos se les compara con Balaam (2Pe 2:5 ; Jue 1:11 ).

10. En Pedro (2Pe 2 :17 ) son «»manantiales sin agua, y nieblas arrastradas por tempestades»,» y en Judas, «»nubes sin agua arrastradas por vientos»» (Jue 1:12 ).

11. Tanto Pedro como Judas citan tres ejemplos históricos para mostrar el juicio cierto sobre tales malhechores, que en dos casos es el mismo en ambos , a saber: el castigo de los ángeles pecadores, y la destrucción de Sodoma y Gomorra.

Estas no son todas las semejanzas, pero son suficientes para mostrar que cualquiera que fue el último copió mucho del otro. Pero esto lleva a la pregunta: ¿Quién escribió primero? En ausencia de pruebas históricas, solo tenemos evidencia interna para guiar nuestra conclusión. Como en todas las demás conclusiones que dependen únicamente de la evidencia interna, cualquier cosa que se acerque a la unanimidad es imposible. La crítica sobre la evidencia interna no es una ciencia. Hombres igualmente desinteresados y eruditos llegan a conclusiones opuestas. La evidencia histórica de dos testigos competentes, si los tuviéramos, valdría más que los volúmenes de crítica basados en la comparación de las dos cartas.

Canon Farrar está infaliblemente seguro de que Jude escribió primero. El autor, con todo el argumento de Farrar ante él, y los argumentos de hombres aún más grandes que están de acuerdo con él, llega, pero no tan dogmáticamente, a la conclusión opuesta, a saber: que Pedro escribió primero. A su juicio, las herejías denunciadas son más antiguas y maduras cuando Judas escribe. Hay más expansión de los puntos comunes a ambos en Judas. Pedro se refiere a los ángeles caídos; Judas hace lo mismo y especifica su pecado. Pedro se refiere a los ángeles no caídos que no critican las dignidades; también lo hace Jude, y añade un ejemplo. Pedro cita el caso de Balaam; también lo hace Judas, y añade el caso de Caín y Coré. Pedro se refiere a la maldad de la presencia de estos herejes en las fiestas cristianas y los describe en imágenes vívidas. Judas hace lo mismo y nombra las fiestas y añade imágenes vívidas.

Para el autor, parece más probable que Judas amplíe la enseñanza de un apóstol, que que un apóstol dependa de Judas para su ideas y líneas de pensamiento, condensando de un inferior. En Jud 1:17-18 , Judas parece citar de 2Pe 3:3 . Esta cita y testimonio del oficio apostólico de Pedro equivalen a una confesión del conocimiento de Judas de 2 Pedro y la dependencia de él, bastante adecuada en su caso, pero altamente improbable si se invierte. La dependencia confesada equivale a una defensa contra el cargo de plagio descarado. No habría defensa similar para Pedro si escribiera después que Judas. En ninguna parte, ni siquiera indirectamente, reconoce la dependencia de otro. Si Peter escribió más tarde que Jude, es condenado por plagio.

Mientras que Jude se deriva mucho de Peter, y parece confesarlo, la dependencia, si se confiesa, no es servil. No sólo aporta materia nueva a cada hecho o pensamiento que copia, sino que manifiesta individualidad y originalidad en el uso que hace de la materia copiada. Escribe con pluma de fuego y demuestra ser un maestro en imágenes retóricas.

El lector debe notar particularmente el carácter que más distingue a Judas de 2 Pedro, a saber: sus tres. No sólo sus tres ejemplos históricos coincidiendo con Pedro en Jue 1:5-7 , sino también las tres ofensas de Jud 1:8 , los tres malos ejemplos de Jud 1:11 , las tres características de Jue 1:19 , el triple remedio de Jue 1:20-21 , y la triple disciplina Jue 1:22 .

ESQUEMA 1. El autor y su saludo (Jue 1: 1-2 ).

2. El propósito de la carta (Jud 1:3 ).

3. La ocasión de la carta (Jud 1:4 ).

4. Los tres ejemplos históricos para probar el castigo de Dios a la herejía y la rebelión (Jue 1:5-7 ).

5. Los tres delitos contra la luz de esta historia cometida por estos herejes, que los hacen semejantes a los santos ángeles, y como brutos irracionales (Jue 1:8-10 ).

6. Ay denunciado sobre ellos por seguir los ejemplos de tres grandes pecadores históricos (Jud 1:11 ).

7. La mala influencia de su presencia en las fiestas del amor cristiano (Jue 1:12-13 ).

8. La profecía de Enoc contra ellos (Jue 1:14-16).

9 Su venida anunciada por los apóstoles (Jue 1:17-19 ).

10. A triple preventivo para no ser como ellos (Jue 1:20-21 ).

11. Un triple tratamiento de disciplina prescrito (Jue 1:22-23 ).

12. Bendición (Jue 1:24-25 ).

PREGUNTAS

1. ¿Qué cosas hacen que este sea el más extraño de los libros del Nuevo Testamento?

2. ¿Qué dice el autor? del libro dicen de sí mismo?

3. ¿Qué teoría sin fundamento complica innecesariamente la cuestión de identificar al autor?

4 ¿Qué dos clases defienden la teoría y cuáles son los fundamentos de la defensa en cada caso?

5. ¿De qué dos maneras, una u otra, los no romanistas al defender esta teoría explican los hermanos y hermanas de nuestro Señor en Mat 13:55 y Mar 6:3 ?

6. ¿Cuál es tu respuesta a la primera?

7. ¿Cuál de los dos defendidos por los romanistas, y ¿por qué?

8. Citar en orden, los ocho grupos de pasajes, con el argumento de cada uno, refutando la teoría.

9. Cite y responda a los dos pasajes que aparentemente apoyan la teoría.

10. ¿Cuáles son los puntos de semejanza con 2 Pedro?

11. ¿Quién fue el escritor posterior y por qué?

12. ¿Qué característica distingue más a Judas de 2 Pedro?

13.¿Qué es el esquema?

Publicada el
Categorizado como General