Un texto: varias estructuras (Parte 9)

IX

3.32 El estudio de los sistemas paradigmáticos del texto se realiza a menudo independientemente del estudio de los sistemas sintagmáticos (estén o no yuxtapuestos a tales estudios). En tal caso, los modelos suelen derives de la investigación de Levi-Strauss sobre los mitos se utilizan para identificar las oposiciones simbólicas y semánticas, así como los códigos.

Por el contrario, los miembros del seminario de la Sociedad de Literatura Bíblica intentan, de varias maneras, relacionar el estudio de los sistemas paradigmáticos con el de los sistemas sintagmáticos, así como con el de las características del proceso de comunicación. Porque, en efecto, hay un gran número de oposiciones y categorías semánticas que pueden identificarse en cada texto. La pregunta es, ¿cuáles son las oposiciones y categorías que verdaderamente caracterizan el texto, es decir, las oposiciones y categorías pertinentes? Teorías más o menos elaboradas sobre la correspondencia entre los sistemas sintagmático y paradigmático se utilizan como herramienta metodológica para guiar esta elección.

Por ejemplo, en Génesis 2 y 3, después de haber realizado un análisis sintagmático en términos del modelo actancial, Boomershine identifica cinco códigos: uno alimentario, uno animal, uno sexual, uno geográfico y uno de vida/muerte. Jobling, al tiempo que identifica características similares, centra su análisis en las oposiciones semánticas como dentro/fuera y en el papel de las categorías semánticas (como la vida y la muerte, el conocimiento, el hombre y sus ayudantes) sobre la base de un análisis narrativo en términos de una método propiano refinado.

De manera similar, Parker y Patte proponen un análisis de los sistemas paradigmáticos a partir de un estudio de la organización sintagmática del texto (en especial, de sus niveles narrativos y sistema de transformaciones pertinentes). Para ello utilizan un modelo detallado de la relación entre los sistemas sintagmáticos de transformaciones pertinentes y los sistemas simbólico y semántico (cf. Patte & Patte, 1978a:chII).

Se esfuerzan por dilucidar el universo semántico de Génesis 2 y 3 que involucra dos isotopías (o conjunto de valores profundos): la que se refiere a las connotaciones específicas que tiene el “poder de crear” en este texto, y la otra que se refiere a la visión del texto de la existencia humana en relación con varios aspectos del mundo, de la experiencia divina y humana. Para Parker y Patte, tal análisis muestra el marco semántico general que sustenta las organizaciones narrativa y simbólica del texto y, en consecuencia, prepara el estudio detallado del simbolismo.

3.33 Dado que cada uno de estos estudios se ocupa de sistemas paradigmáticos de valores profundos que presupone el texto, uno se siente tentado a pensar que se trata de un único sistema de significación. De hecho, los códigos, el sistema simbólico (y sus categorías semánticas) y el universo semántico (y sus isotopías) son tres sistemas distintos, aunque interrelacionados, de valores profundos.

3.34 Los códigos son sistemas culturales que caracterizan un texto como una expresión entre muchas de una cultura dada. En la analogía de una manta tejida a mano propuesta anteriormente, los códigos corresponderían al sistema de hilos de colores. Incluye un número limitado de hilos de colores y ciertas restricciones que definen cómo se pueden asociar y contrastar. Está disponible para todos los tejedores pertenecientes a la misma cultura (o subcultura). Este sistema se manifiesta en cada manta tejida a mano de esa cultura. De manera similar, los códigos son sistemas de valores profundos que forman uno de los marcos semánticos de los textos en una cultura determinada.

3.35 El sistema simbólico (y sus categorías semánticas) es característico de un texto dado. Corresponde al sistema de formas icónicas de una manta tejida a mano. Los valores profundos que manifiesta son unidades semánticas complejas (cf. Patte & Patte, 1978a: 16-22) que forman el marco semántico que sustenta directamente el desarrollo narrativo. Como tal, los valores profundos del sistema simbólico pueden ser relativamente fáciles de expresar como la antropología, cosmología, teología o epistemología del autor. En otras palabras, pueden expresarse en formas discursivas que involucran la presentación de valores en el contexto de un desarrollo (narrativo o lógico).

3.36 El universo semántico también es característico de un texto dado, pero a un nivel más profundo. Los valores profundos que lo forman son el marco semántico que sustenta el sistema simbólico (y, por tanto, indirectamente, el desarrollo narrativo). Son verdades evidentes que caracterizan la mirada de conjunto (respecto, cf. Foucault) del autor (y de los lectores en cuanto se someten al texto). Son el marco semántico sin el cual nada en el texto tiene sentido.

Son el universo semántico dentro del cual el autor piensa, habla y actúa (a contrastar con el sistema simbólico que el autor domina, transforma y crea, al menos en cierta medida). Estos valores profundos son el “horizonte de sentido” del texto. Como tales, no son los valores centrales manifestados por el simbolismo del texto. Son periféricos aunque fundacionales.