Un texto: varias estructuras (Parte 8) – Estudio Bíblico

VIII

2:10-14, es oponer el riego del jardín por el río (v. 10) al riego de la tierra por la “niebla”. ” (‘ed, v. 6). En este caso se atribuye el mismo Objeto “agua” a dos Receptores diferentes, “jardín” y “tierra”. Esta observación y otras razones teóricas me permitió concluir que los pares de transformaciones opuestas formaban un sistema de transformaciones pertinentes que está estrechamente asociado con el sistema simbólico del texto. Cada transformación pertinente (una unidad sintagmática) es, por así decirlo, el centro de un campo magnético en torno al cual se agrupan los elementos textuales, contribuyan o no al desarrollo narrativo.

3.122 Las transformaciones también se organizan para formar series en forma de cadena para describir un proceso de acción complejo. Por ejemplo, la creación de la mujer en Génesis 2:21-22 implica una serie de transformaciones sucesivas. Cuando se definen en términos de las acciones, estas series en forma de cadena forman lo que Greimas denomina trayectorias narrativas. Al considerar la organización real de las narrativas, la serie ininterrumpida de transformaciones en forma de cadena forman narrativas elementales (a menudo, una parte de la historia de uno u otro personaje).

Como tal, la trama como sistema de transformaciones aparece como un sistema de narraciones elementales. Un estudio de la interrelación de la narrativa elemental muestra que se pueden agrupar en niveles narrativos según la forma en que se interrelacionan. Las narrativas elementales que convergen entre sí (es decir, que contribuyen al desarrollo narrativo a través de las relaciones causa/efecto y acción/contraacción) pertenecen al mismo nivel.

En Génesis 2 y 3, encontramos dos de estos niveles narrativos: Génesis 2:4b–9 y 15; y Génesis 2:16–3:21. El desarrollo narrativo continúa desarrollándose de uno a otro, pero no como resultado de una relación de causa y efecto, o de acción y contraataque. Más bien, la narración avanza sobre la base del reconocimiento de un personaje o la atribución de un cierto «valor» (o significado) al desarrollo narrativo anterior. El nuevo desarrollo narrativo que procede de esta interpretación puede verse como divergente del desarrollo narrativo precedente.

En el presente caso, el mandato de Yahweh Elohim no es una respuesta directa a ninguna de las transformaciones anteriores. Más bien, presupone la atribución de un cierto valor al desarrollo narrativo precedente; el hombre y el Jardín junto con su contenido deben estar en una relación específica. En 2:18 encontramos una segunda interpretación de la situación por parte de Yahvé.

Se centra, esta vez, en la soledad del hombre. La intervención de la serpiente en 2:1-7 presupone otra interpretación contradictoria de la relación entre el hombre y el Jardín que converge, según la categoría acción/contraacción, con la de Yahvé. Este desarrollo narrativo divergente, a menudo marcado por verbos cognitivos o por ciertos tipos de discursos directos, señala un cambio de un nivel narrativo a otro.

3.2 Sistemas Sintagmáticos y Paradigmáticos

3.21 La importancia de esta identificación de los niveles narrativos según los principios brevemente esbozados anteriormente (cf. también Patte/Parker) reside en el hecho de que permite al exégeta identificar el esquema general de la organización de los sistemas simbólico y semántico de un texto. El segundo nivel narrativo se caracteriza por el hecho de que presupone ciertos valores relacionados con valoraciones del desarrollo narrativo precedente.

En consecuencia, los símbolos que se encuentran en esta parte del texto se mantienen unidos por connotaciones semánticas diferentes a las que se encuentran en el primer nivel narrativo. En otras palabras, un estudio de este sistema sintagmático (el sistema de las narrativas elementales) prepara el estudio de los sistemas paradigmáticos (el sistema simbólico, los códigos, el universo semántico) del texto.

3.22 Los demás sistemas sintagmáticos (el sistema de las transformaciones pertinentes, el de las trayectorias narrativas y el de las secuencias de acción) corresponden a sistemas paradigmáticos. Su identificación prepara un estudio detallado de las dimensiones simbólica y semántica del texto.

Sin embargo, son valiosos en sí mismos. Una comparación de textos a este nivel (por ejemplo, para establecer géneros o subgéneros) es bastante adecuada. Por la correspondencia entre los sistemas sintagmático y paradigmático, explícita o implícitamente, tienen en cuenta características esenciales de la organización simbólica y semántica de estos textos (cf. Boomershine).

3.3 Exégesis estructural de los sistemas paradigmáticos

3.31 Entre los estudios de los sistemas de significación textual, los centrados en los sistemas paradigmáticos alcanzan resultados exegéticos que tienen las implicaciones más significativas para una hermenéutica del texto y, por tanto, también para la teología. Las meras descripciones de los códigos, el sistema simbólico, las connotaciones semánticas de cada símbolo y las características del universo semántico del texto invitan a la comparación con códigos, sistemas simbólicos y universos semánticos contemporáneos.

Publicada el
Categorizado como Estudios