Sobre la noción de género en “Parábola y relato ejemplar: una aproximación literario-estructuralista” de vía (Parte 1)

I

Resumen

Debido a que Via deriva su noción de parábola como género solo de las narraciones de Jesús, pasa por alto el punto más común de que los géneros son medios culturales compartidos dentro de una comunidad lingüística. Por lo tanto, aunque identifica el género como un nivel estructural intermedio en un paradigma gramatical generativo, su incapacidad para ubicar este paradigma dentro de un modelo de comunicación más completo (R. Jakobson) le impide ver la dimensión codal del género y le permite reducir el género a un etapa lógica en la generación de un enunciado o texto.

El modelo de comunicación y otras ideas estructuralistas colocan la noción de género bajo una luz diferente al enfatizar, por un lado, las cualidades empíricas de las estructuras superficiales (composicionales) y las estructuras genéricas, y por otro lado, los aspectos universales e innatamente humanos de los tipos universales. Se discuten alternativas al modelo de Via y, al relacionarlas con las categorías de la crítica bíblica tradicional, se propone una agenda revisada para la crítica literaria en los estudios bíblicos.

0. En principio, aunque no siempre en detalle, simpatizo con lo que Via se ha propuesto hacer en su ensayo, a saber, determinar los criterios formales y estructurales que nos permitirán identificar y diferenciar las diversas formas de las declaraciones de Jesús. Mi preocupación es hacer algunos ajustes en su detalle por el bien del principio. Específicamente, me preocupa el papel del género en la genética generativa de las entidades estructurales de Via.

Al centrarme en este tema dejaré de lado otras cuestiones relacionadas con su análisis textual y actantiel. Soy consciente de que están o pueden estar relacionados con el problema del género, pero estoy convencido de que sólo pueden abordarse después de haber aclarado la noción de género. Debido a que esta aclaración es críticamente necesaria en la etapa actual de la crítica bíblica estructuralista, donde la noción de género no se toma en serio, los problemas del análisis textual y actantiel tendrán que ser discutidos en otra comunicación.

1. Vía en Género

1.1 En sus primeros comentarios sobre el género Via se refiere a lo que luego describe como tres entidades estructurales generativamente relacionadas: estructuras profundas, estructuras genéricas intermedias y estructuras de texto o superficie: “Un textema es una unidad formal de significado más grande que una palabra que pertenece a la base o estructura profunda o competencia generadora de géneros y textos” (2.123). El diagrama 1 (el mío) representa este stemma generativo:

Diagrama 1

A efectos metodológicos, también debemos señalar que Via «elige» sus textemas de varias de las narraciones de Jesús y habla de los textemas «como si» comprendieran la base estructural total y profunda y la competencia de Jesús para componer narraciones. “Una narrativa real (texto performático) sería la unión de una estructura superficial con un contenido (personajes y eventos concretos)” (2.123[1]).

1.2 A partir de estos textemas, se puede crear una representación formulaica de la competencia estructural profunda de Jesús, y a partir de su selección a partir de esta base en la formación de sus narraciones, también se puede representar formulariamente “la estructura intermedia que es el género, la parábola narrativa de Jesús… Género es una matriz generativa que, por selección y combinación de textemas, funciones lingüísticas y otros fenómenos produce textos siempre nuevos de su tipo genérico, que son transformaciones unos de otros” (2.123[2]).

1.3 Una comparación de las dos fórmulas de representación (es decir, de capacidad estructural profunda y de selecciones estructurales intermedias) “mostrará que se han hecho ciertas selecciones que distinguen las primeras ocho narraciones [en Via, fig. 1] como género (parábola narrativa)” (2.123[2]).

1.4 La estructura superficial de cada narración también se puede representar de tal manera que muestre la selección textual adicional que se hace a partir de la estructura intermedia (2.123[3]).

1.5 “Según Todorov, un género es una especie de estructura clasificatoria, una cierta configuración de posibilidades extraídas del sistema total de propiedades literarias formales (argumento, causalidad, punto de vista, etc.). Se construye abstrayendo de varias obras una serie de rasgos que tienen en común y que se consideran más importantes que otros rasgos que no tienen en común. Para conectar esto con lo dicho anteriormente sobre el género podemos decir que trabajando a posteriori se [re-]construye el género a partir de sintagmas existentes o textos performáticos, pero se supone a priori que los textos fueron generados por ese género” (3.21; el prefijo entre paréntesis es mío).

1.6 “…hay un género—la parábola narrativa de Jesús…” (3.21).