Sísifo y su roca, sobre Gerd Theissen, Urchristliche Wundergeschicht (Parte 4) – Estudio Bíblico

IV

El campo de motivos visto desde estas tres perspectivas no es exhaustivo, pero sirve para mostrar qué motivos tiene a su disposición un narrador de historias de milagros si, por ejemplo, quiere enfatizar el límite bajo un aspecto cognitivo desde una perspectiva humana ( haciendo uso de los motivos 13, 14 o 15), o bien narrar el cruce de la frontera bajo un aspecto afectivo desde la misma perspectiva (haciendo uso de los motivos 30 o 31).

1.1133 El campo de temas se presenta esquemáticamente de la siguiente manera:
Orientación Personal
Orientación de materiales
Demoníaco
Exorcismo
Milagro salvador
Amenaza/Sumisión
Perspectiva
Demonio
discípulos humanos
Cicatrización
regalo milagro
Necesidad/Regalo
Perspectiva
Paciente
Multitud

Divino
Epifanía
norma milagro
Ocultación/
Perspectiva
Trabajador milagroso
Adversario
Revelación

Actor principal
actor subordinado

Como lo revela el diagrama, hay milagros en los que uno de los tres actores principales (demonio[s], paciente o hacedor de milagros) domina, o hay milagros en los que los actores subordinados pasan a primer plano (discípulos, multitud u oponente[s]). ]). En el primer caso, se realizarían los siguientes tres temas respectivos de historias de milagros: exorcismo, curación y epifanía; y en el caso de este último, respectivamente: ahorro, donación o norma. Además, la orientación de objeto (personal o material) en el caso del primero coincide con los tres actores principales respectivos y, por lo tanto, es personal, mientras que la orientación en el caso del segundo es material, es decir, naturaleza (milagro salvador), poder/ bienes materiales (regalo), o confirmación de una norma (norma milagro).

Además, para cada uno de los temas se implica una perspectiva diferente, cada una de las cuales coincide con un cruce particular de una frontera: una perspectiva demoníaca en el caso de los exorcismos y los milagros salvíficos, con la amenaza/sumisión como cruce de la frontera; una perspectiva humana en la curación y los milagros del don, con el cruce de fronteras necesidad/don; y una perspectiva divina en epifanías y milagros sobre una norma, en cuyo caso el traspaso de la frontera es del ocultamiento a la revelación.
El único papel que no tiene un lugar particular en este campo es el de acompañante, ya que, como se indicó anteriormente, se destaca en los exorcismos que son al mismo tiempo milagros de curación con énfasis expositivo. Sería conveniente incluirlo en esos dos bloques, posiblemente entre paréntesis.

1.12 Géneros y narrativas de “encuadre”

Además de roles, motivos y temas, Theissen analiza otras dos categorías: los géneros y las narrativas “enmarcadas” o lo que él también llama géneros enmarcados. (“Overarching” o algo similar sería mejor que “enmarcar”, ya que este último término predispone a uno a la opinión de que los evangelios no son totalidades nuevas, sino colecciones con encuadres redaccionales. Para la presentación de la investigación de Theissen, se usará su término. ) Estos últimos, que en este caso se refieren específicamente a los Evangelios, sólo se tocan al final de esta primera parte sincrónica (127 ss.).

Se discuten con más detalle en la segunda parte, diacrónica, que obviamente es una indicación de dónde está el énfasis para él en lo que respecta a esta categoría. En la sección metodológica introductoria, sin embargo, los discute bajo “el enfoque sincrónico” (cf. 21, 24-27). También la secuencia compositiva del género, “dentro del género framing”, se reserva para la segunda parte, diacrónica, a la que obviamente también pertenece, según Theissen.

1.121 Con respecto a los géneros en los Sinópticos que están relacionados con las historias de milagros, tales como parábolas, controversias, apotegmas, etc., Theissen identifica dos “campos” superpuestos. El rasgo característico de cada uno de estos campos es la “enseñanza” y la “narrativa”, teniendo la primera una mayor cercanía a lo típico, la segunda a lo singular (cf. esquema 6 a continuación). En el campo de la enseñanza de los géneros los dichos normativos se refieren a lo más típico, mientras que los dichos kerigmáticos tienen preocupaciones más específicas.

En el campo narrativo, los relatos de milagros narran lo más propio de la vida de Jesús, mientras que las leyendas se refieren a lo más específico, como el nacimiento, la juventud, etc.
Entre estos hay géneros que participan de ambos campos, que es donde se produce la superposición: las parábolas, que son enseñanzas narrativas, y los apotegmas, que son narraciones con un sentido didáctico.

Cada uno de estos dos géneros, una vez más, podría referirse tanto a lo típico como a lo singular; en el caso de las parábolas, las Gleichnisse presentan incidentes típicos, mientras que los Parabeln narran incidentes singulares de interés, incluyendo a veces incluso rasgos improbables. Los apotegmas son diálogos instructivos o controversias, que presentan la enseñanza típica de Jesús en forma narrativa, o apotegmas biográficos que describen eventos singulares, como la confesión de Pedro.

Hay, pues, cuatro géneros fundamentales en los Sinópticos: enseñanzas, enseñanza narrativa, narraciones con un punto de enseñanza y narraciones, cada una con dos formas variantes, destacando lo que es típico o lo que es singular (126f.).

Los campos superpuestos de géneros sinópticos se presentan esquemáticamente como sigue (128).

Publicada el
Categorizado como Estudios