Sísifo y su roca, sobre Gerd Theissen, Urchristliche Wundergeschicht (Parte 3) – Estudio Bíblico

III

1.1123 En el caso de los temas puede no ser secuencias compositivas particulares, como, por ejemplo, en el caso de los motivos, ya que los temas no son elementos dentro del género de la historia de milagros, sino tipos de historias de milagros. (Sin embargo, los énfasis en la estructura compositiva de los motivos no son ajenos a ciertos temas de historias de milagros).

“Todas las historias de milagros”, señala Theissen, “tienen la misma estructura compositiva (es decir, de motivos)” (120). Sin embargo, dentro de esa estructura pueden ocurrir variaciones, por ejemplo, en formas compositivas que enfatizan el centro (motivos 21–26, en cuyo caso la exposición es, ¿generalmente?, falta), la exposición (motivos 8–20) o la conclusión ( motivos 27-33) (120f., cf. 82f.). Estas formas compositivas no coinciden con temas particulares, “pero, sin embargo, favorecen ciertos temas”: los milagros de don siempre tienen un énfasis final, mientras que los milagros que se refieren a una norma tienen un énfasis expositivo o final (121).

El énfasis dentro de la estructura compositiva también permite reconocer, según Theissen, por qué los milagros en los que el compañero está en la contraparte no representan un tema separado. Son a la vez milagros curativos y exorcismos con énfasis expositivo (121, cf. 55). Esto se aclarará más adelante en la discusión del campo paradigmático de temas.

1.113 Campos Paradigmáticos
1.1131 El campo paradigmático de roles se puede presentar por medio de círculos superpuestos de la siguiente manera:

En realidad, Theissen ilustra el campo con referencia a la historia específica del milagro de Marcos 9:14-29, la única historia sinóptica en la que se representan todos los roles. Así, para este caso particular también identifica la esfera del oponente como demoníaca, la de los intermediarios como humana y la del proponente como divina.

En los polos opuestos están el hacedor de milagros (M) y el demonio (De), que identifica esta historia en particular como un exorcismo. Theissen incluye al paciente (P) tanto en la esfera de la contraparte como en la de los intermediarios. Con el demonio como contraparte en un exorcismo, el paciente es un intermediario, pero como es sobre quien se realiza el milagro, es también contraparte en un milagro de curación, con el acompañante en la esfera de los intermediarios.

Theissen distingue correctamente entre exorcismos y milagros de curación (cf., especialmente, 98f.), pero señala posteriormente que las historias de milagros en las que “el paciente, o poseído, es representado por un compañero (p. ej., Mat 8:5ff.; Mc 7 :24ff.), no representan un tema aparte, sino que pertenecen en parte a los milagros de curación, en parte a los exorcismos” (121).

Dentro del grupo de intermediarios, el acompañante del paciente, es decir, su padre (C), aparece del lado del paciente, los discípulos (D) del lado del taumaturgo, y entre ellos el público, que o bien confirma (es decir, la multitud—Cr), o rechaza (es decir, los oponentes—O), un papel cumplido en esta historia por los escribas (53f.).
Todos en el inventario de roles pueden desempeñar el papel de contraparte, representando en cada caso uno de los temas: (1) el(los) demonio(s) como contraparte se pide en los exorcismos, (2) el paciente en los milagros de curación, (3) el (los) oponente(s) en los milagros relacionados con una norma, (4) el obrador de milagros en los milagros de la epifanía, (5) la multitud en los milagros de los dones, y (6) los discípulos en los milagros de salvación.

Los milagros en los que el compañero hace de contraparte no representan un tema aparte, sino que pertenecen en parte a los exorcismos, en parte a los milagros de curación (55, cf. 121).

1.1132 En el caso de los motivos, Theissen discute el campo paradigmático visto desde tres perspectivas posibles, la del humano, la del hacedor de milagros y la de los demonios, es decir, desde las perspectivas de las tres esferas del campo de los roles. Desde la perspectiva humana, el campo se presenta esquemáticamente de la siguiente manera.

Motivos que enfatizan el límite
Motivos que cruzan el límite
Aspecto volitivo
Obstáculo 9
Eliminación de obstáculos (Fe)4
Aspecto cognitivo
Malentendido 13
Pide ayuda 11
Escepticismo y burla 14
Súplica y expresión de confianza 12
Crítica 15
Aspecto afectivo
Reacción de rechazo 32
admiración 30
Aclamación 31

Desde la perspectiva del hacedor de milagros, y desde la de los demonios, otros motivos constituyen el campo, también bajo aspectos volitivos, cognitivos y afectivos, y como motivos que enfatizan o traspasan la frontera.

Publicada el
Categorizado como Estudios