Respuesta al artículo de Robert Culley (Parte 1) – Estudio Bíblico

I

Para alguien que lo aborde, al menos en parte, desde el punto de vista de la gramática transformacional, el artículo de Robert Culley presenta algunas posibilidades intrigantes. Por supuesto, todavía no ha explorado muy profundamente el tema de la estructura en la literatura bíblica. Hasta su trabajo en Génesis 2:4b–3:24, se limitó a las narraciones bíblicas más simples. Esto, sin embargo, ha proporcionado una buena base para su programa de investigación.

1.0 En su trabajo anterior, Culley aisló tres tipos de «secuencias narrativas» que se encuentran en narraciones bíblicas simples: (1) «dificultad/dificultad eliminada», (2) «mal/mal castigado» y (3) «deseado/ tomado” (Culley, 1.2).

1.1 En el presente análisis de Génesis 2 y 3, intenta determinar si esa narración compleja se puede dividir en varias secuencias narrativas simples. En primer lugar, señala la principal “secuencia de acción” que cae en la categoría de “mal/mal castigado”. En esta secuencia, está la prohibición de Dios de comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, la violación de ese mandato por parte del hombre y la mujer, y el anuncio de su castigo.

Esta secuencia de acción principal es aquella en torno a la cual se organizan todas las demás.
Culley también ve una segunda secuencia de «mal/mal castigado». Este tiene que ver con la serpiente. Culley cree que a pesar de que la serpiente no ha violado ninguna prohibición establecida en el texto, el hecho de que Yahweh lo castigue indica la secuencia anterior.

1.2 Culley también señala dos secuencias de «dificultad/dificultad eliminada». Uno de ellos está en 3:22–24. La dificultad es que el hombre y la mujer pueden tomar del fruto del árbol de la vida, ahora que tienen el conocimiento del bien y del mal, y por lo tanto se vuelven como dioses. La expulsión del Jardín elimina esta dificultad.

La otra secuencia de “dificultad/dificultad eliminada” se encuentra en 2:18–25. La dificultad es que “no es bueno que el hombre esté solo”. Un primer intento de eliminar la dificultad falla (cuando se crean los animales), pero el segundo tiene éxito (con la creación de la mujer). (Judson Parker y Daniel Patte identifican la misma secuencia como una secuencia de “falta/falta liquidada”, 1978: 143).

1.3 Culley ve una posible quinta secuencia en 2:4b–25 que comienza con un mundo relativamente vacío y termina con “un hombre y una mujer junto con todos los animales y pájaros viviendo felices juntos en un maravilloso jardín” (Culley, 2.3). Esta secuencia la etiqueta tentativamente como «dificultad/dificultad eliminada».

1.4 Culley identifica otra posible secuencia. Este está en 3:1–8 y se clasifica como “deseado/tomado”. Se trata del hecho de que el fruto del árbol del bien y del mal les parece deseable al hombre ya la mujer, lo comen y adquieren el conocimiento del bien y del mal como lo había prometido la serpiente. Esta secuencia, señala Culley, se mueve en la dirección opuesta a la secuencia principal de “equivocado/equivocado castigado”. “Es un mal que trae una ventaja y una ganancia que trae una desventaja” (Culley, 2.1).

1.5 Desde el punto de vista de Culley, estas diversas secuencias de acción simples se combinan de varias maneras diferentes para formar la compleja narrativa de Génesis 2:4b–3:24. Las diversas formas de unir las secuencias son las de adición, incrustación y paralelismo (Culley, 1.3).

2.1 Cabe señalar que estos mismos procesos ocurren en la formación de oraciones. Podemos ver algunos ejemplos de esto en nuestro pasaje de Génesis. El proceso de adición se puede observar en el uso frecuente de la conjunción hebrea waw en este pasaje (117 veces). Lo que quizás sea de mayor importancia, solo seis oraciones de los cuarenta y seis versos en el pasaje comienzan con algo diferente a waw. Eso podría interpretarse en el sentido de que el pasaje consta de solo seis oraciones largas.

2.2 Lo anterior parece señalar cuán cerca están los procesos de formación de oraciones y de formación narrativa en materia de estructura. Se ha observado en las presentaciones de Transformational Grammar que realmente no hay una oración gramatical más larga (por ejemplo, Robert B. Lees, 1957: 383; Jerrold Katz, 1972: 13–14). Los únicos límites son los impuestos por la capacidad de los humanos para procesar, recordar y comprender lo que han leído u oído. En otras palabras, los límites son los del desempeño más que los de la competencia.

2.3 Tal vez sea una conclusión demasiado drástica decir que todo lo que se puede expresar en cualquier narración se puede expresar en una sola oración de longitud inusual. Sin embargo, la mayor parte de lo que se expresaría en una narración podría expresarse en una oración extremadamente larga (cf., 6.0).

Una parte importante de lo que faltaría en este último sería lo que se transmite mediante algunos saltos de oración, párrafo o capítulo. Incluso podría ser posible transmitir una parte o todo eso en una sola oración, aunque en este momento no puedo visualizar cómo se haría.

Publicada el
Categorizado como Estudios