Paraenesis, exceso y ética: la retórica de Mateo en el Sermón de la Montaña (Parte 3) – Estudio Bíblico

III

Para centrarse en un elemento literario del género evangélico, la paraenesis, se ha asumido según el trabajo de críticos pioneros como Dibelius, los dichos paraenéticos son generales y poco originales (Dibelius, 1975: 5). Leo Perdue objeta, al considerar el tema de los escenarios sociales, que es bastante extraño sugerir que un autor que compila un texto paraenético, incluso si utiliza una gran cantidad de material no original, no elegiría admoniciones y otros materiales tradicionales para abordar problemas reales en la vida de la comunidad misma (1981b: 247) .

En otras palabras, desde un punto de vista social-crítico, el estudiante puede hacerse una idea de los problemas reales de la vida de una comunidad incluso cuando se utiliza material tradicional. Yo iría más lejos que Perdue al sostener que las nuevas comunidades pueden usar y usan materiales no originales, pero verlos y moldearlos de nuevas maneras. Propongo que a la luz de su entorno social y teología de la salvación, Mateo formó material paraenético en el SM. El SM es un trabajo original ya que Matthew lo hizo a partir de Q, y sus enseñanzas debían ser percibidas por los alumnos del maestro como nuevas.

1.7 El SM puede leerse y entenderse en relación dialéctica con otros géneros y subgéneros. El estudio de esta relación dialéctica ayuda al lector a tener una idea de su historicidad, su forma de representar la situación humana de recuerdo y cuidado tal como la abordaron Jesús y la tradición cristiana primitiva. Mary Gerhart ha señalado que el género es cuestión de la actuación del lector o del oyente, la producción de una nueva lectura, así como de clasificar marcos de referencia según formas predeterminadas en una cultura o tradición dada (Gerhart).

Mi principal problema con la morfología de la literatura paraenética de Gammie, por lo demás muy útil, es que solo toca este aspecto productivo y performativo del género. Incluso en su sección sobre la función productiva o heurística de la literatura paraenética, sus preocupaciones siguen siendo principalmente taxonómicas. Piensa en términos de la relación de elementos y subgéneros en una obra en particular (4.4.) y menciona la comparación de obras, pero me preocupa la dinámica de la tradición por la cual las nuevas experiencias conducen a nuevas lecturas y nuevas obras. (Y viceversa, por supuesto: las nuevas lecturas y obras pueden ser la ocasión de cambios fundamentales en la vida).

Como indiqué en mis comentarios introductorios, creo que los modelos más útiles para aclarar esta relación dialéctica de los géneros deben extraerse de los estudios del proceso de iniciación, las características literarias dominantes de la paraenesis y los temas literarios y teológicos distintivos del Evangelio de Mateo. . Finalmente, el SM debe leerse en sus propios términos dentro del Evangelio de Mateo.

2.1 Los dos caminos

Primero en ambientar el escenario de la SM. Es el primero de cinco largos discursos en Mateo. Todos ellos excepto partes del cap. 13 están dirigidas a los «discípulos» o seguidores íntimos (caps. 5-7; 13; 18; 24-25; los Doce en el cap. 10). No está claro si el número se limita a los Doce en 5:1. El discurso en los caps. 5-7 se da en una montaña, al igual que el discurso apocalíptico final (24: 3).

Está informado por supuestos escatológicos y está dirigido a los bienaventurados que integran la comunidad mesiánica centrada en las enseñanzas de Jesús Mesías. La forma sentenciosa y el propósito paraenético de gran parte del material del SM han sido reconocidos desde Dibelius (1935) y Bultmann. Este material generalmente se ajusta a la descripción de la paraenesis de Gammie (Gammie, 1 y 2.2.2.).

2.2 Sin embargo, para obtener una mejor orientación crítica literaria sobre la paraenesis en el contexto judío helenístico, me centraré primero en el motivo de las dos vías, que estaba profundamente arraigado en la tradición judía (LaPorte: 109–114; McDonald, 77; cf. Betz : 286–90). Está articulado en una especie de exhortación recapitulatoria en Mat. 7:13–14 (ver Gammie, 2:5, sobre paráenesis y exhortación):

Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos los que la hallan.

En la Torá, las exhortaciones tan características del Deuteronomio alcanzan un punto álgido en el mandato de elegir entre la vida y la muerte (Dt 30,15-20), y muchos de los proverbios del Libro de los Proverbios giran en torno a los caminos alternativos de la vida y la muerte. muerte (Prov 10:2; 12:28; passim). La imagen de los dos caminos es importante en las reflexiones éticas de Filón (LaPorte: 110), y era bien conocida por los rabinos (Abot 2:1; Berakot 28b; Sifré Deut. citado en Montefiore y Loewe: 549).

Sin embargo, actualmente no conozco otro caso en el que se exprese exactamente en la forma de Mateo 7:13-14. Mateo 7:13 cae dentro de la antigua forma judía del proverbio de instrucción con una cláusula de motivo (ver Gammie, loc. cit.). El proverbio de instrucción expresaba un imperativo o prohibición, seguido de una razón que apoyaba la instrucción. Por ejemplo:

Publicada el
Categorizado como Estudios