Método para una exégesis estructural de los discursos didácticos. Análisis de 1 Tesalonicenses (Parte 21) – Estudio Bíblico

XXI

Hemos señalado anteriormente que 2:17–3:6 pertenece al nivel secundario de garantía. Se basa en la preocupación de Pablo por (interpretación de) los tesalonicenses como perseguidos (2:14). De hecho, anticipó esta situación advirtiéndoles sobre las persecuciones (3,3b), pero también consolándolos (2,12b). S.M está preocupado y quiere visitarlos (2:18a). Envía a Timoteo para darles fuerzas y exhortarlos (3:2b,c). Timoteo trae buenas noticias acerca de su fe (3:6) calmando el temor de Pablo acerca de su fidelidad (3:5).

Como consecuencia de esta fidelidad, la noticia de la fe de los tesalonicenses se difundió por todas partes (1,8c), en lugar de ser conocida únicamente en Macedonia y Acaya (1,8b). Estos elementos textuales manifiestan lo que denominamos el sistema de transformaciones del nivel de garantía secundario. En este contexto, y como interpretación de la visita de Timoteo a los Tesalonicenses (3:2b,c) y del informe sobre su fe (3:6—aunque esta mención no incluye en sí misma una transformación pertinente, sí lo hace en 1 :8c), Pablo es consolado (3:7a) y entonces está en condiciones de pedirle a Dios que les conceda amar abundantemente a todas las personas, es decir, a los hermanos (3,12c).

Así, 3:7a vs. 3:7b y 3:12c vs. 4:6a forman un minisistema de transformaciones “E”, que prolonga el sistema de transformaciones del nivel de garantía secundario más allá de su oposición 1:8c vs. 1: 8b.
(5) El Mini-Sistema de Transformaciones «D»

Acabamos de considerar el desarrollo textual basado en la interpretación de Pablo (y Timoteo) de la persecución sufrida por los tesalonicenses, o más precisamente de su fidelidad en tal situación. Ahora encontramos en 5:15 la exhortación a no pagar mal por mal, 5:15b, sino a hacer el bien a todos, incluso a los malhechores, 5:15d. Interpreto que estos “hacedores de maldad” incluyen a aquellos que persiguen a los tesalonicenses. En tal caso, esta exhortación sugiere, entre otras cosas, cuál debe ser la actitud de los tesalonicenses en una situación de persecución. 5:15d vs. 5:15b aparece entonces como un mini-sistema (¡de hecho, un sistema mínimo!) de transformaciones pertinentes “D”, prolongando el sistema de transformaciones del nivel narrativo primario más allá de su oposición 2:12b vs. 2: 14b, que trata de la situación de los tesalonicenses consolados en situación de persecución (cf. Tabla VI).

(6) El Mini-Sistema de Transformaciones «B»

Por fin podemos considerar las dos oposiciones restantes de transformaciones pertinentes del nivel dialógico 5:21a vs 5:20a y 5:21b vs 5:22a (cf. Tabla V). Se refieren a profecías de prueba y están directamente relacionadas con el Espíritu (“no apaguéis el espíritu” 5:19). Así, el texto se refiere a profecías, es decir, palabras de Dios, y las relaciona con asuntos relacionados con el Espíritu. Ahora encontramos en 1:5 la afirmación de que el Evangelio fue dirigido a los tesalonicenses “no sólo en palabra, sino también en poder y en el Espíritu Santo”, y que Pablo, quien les proclamó el Evangelio, ha sido “probado” por Dios (2:4).

En vista de estas relaciones, la exhortación a “examinarlo todo”, 5,21a (incluyendo la prueba de las profecías, las nuevas palabras de Dios) y a “retener lo bueno”, 5,21b, aparece como una prolongación didáctica de recibir el mensaje del evangelio, 1:5b. Del mismo modo que finalmente aceptaron el mensaje del Evangelio (2,13d) —Evangelio “probado” por Dios, 2,4— después de acoger a Pablo (1,9b) por su actitud intachable (2,10) y así, podríamos decir, porque habían probado el valor de sus palabras, de la misma manera debían probar todas las nuevas palabras de Dios, las profecías. Así 5:21a vs. 5:20a y 5:21b vs. 5:22a forman el mini-sistema de transformaciones “B”, que prolonga el sistema de transformaciones del nivel narrativo más allá de su oposición, 1:5b; 2:2e, 4c, 9d contra 1:5a; 2:3a,b,c (cf. Tabla VI).

F. Organizaciones sintácticas y semánticas de 1 Tesalonicenses como discurso didáctico

La Tabla VI representa en forma resumida la interacción entre los diversos sistemas de transformaciones tanto del nivel de justificación como del dialógico. A simple vista se ve que el nivel dialógico se compone de una serie de exhortaciones yuxtapuestas. Al principio, en 3:7–13 (mini-sistema de transformaciones “E”), Pablo muestra el efecto sobre sí mismo de su interpretación de la historia de su interrelación con los tesalonicenses: es decir, cómo transformó su actitud y lo llevó al agradecimiento ya la oración para poder enseñarles más y fortalecerlos en su fe. Esto provoca una primera exhortación, relativamente velada, a tener una vida cristiana perfecta e intachable: una actitud amorosa siguiendo el ejemplo de Pablo.

En otras palabras, así como la fe ejemplar de los tesalonicenses es la base para una nueva actitud de Pablo (una actitud agradecida, gozosa, de oración), así el comportamiento pasado ejemplar de Pablo hacia ellos debe ser para los tesalonicenses la base de una nueva actitud. actitud, una actitud amorosa perfeccionada. En efecto, Pablo expresa que la historia pasada común de ellos lo llevó a “hacer”. Esta es una invitación para que los tesalonicenses se identifiquen con él y así se dejen motivar a “hacer” por esta historia.

Publicada el
Categorizado como Estudios