Método para una exégesis estructural de los discursos didácticos. Análisis de 1 Tesalonicenses (Parte 12)

XII

Es, por supuesto, una manifestación simbólica muy importante de un valor semántico que será estudiado más adelante. De forma elíptica (el verbo y su complemento, egenēthē eis hymas, no se repiten), la segunda parte del verso expresa un programa principal que manifiesta la comunicación del Evangelio cuando el Sujeto, nosotros-1 tiene otros Auxiliadores (“en palabra” y “en poder y en el Espíritu Santo con plena convicción”, kai en dynamei kai en pneumati agiō kai (en) plērophoria pollē).

Estas dos transformaciones, que involucran el mismo Objeto, el mismo Receptor y desempeños opuestos (ejecución en el programa real, no desempeño en el programa hipotético) forman, por tanto, un primer par de transformaciones pertinentes. Es claro que su identificación permite localizar en el texto una importante oposición semántica. Encontraremos otras manifestaciones de esta oposición (2:2e; 2:4d; 2:9d vs. 2:3a,b,c).
*1:8c tú (noticias sobre la fe de Tess → gente en todas partes)
contra
*1:8b (noticias sobre la fe de Tess → personas en Macedonia y Acaya solamente)

Del mismo modo, en 1,8 se oponen dos transformaciones (una actualizada, la otra hipotética) relativas a la comunicación de las noticias sobre la fe de los tesalonicenses. 1:8b expresa la propagación hipotética de las “nuevas sobre la fe de los tesalonicenses” (Objeto) al “pueblo de Macedonia y Acaya solamente” (Receptor). Por el contrario, 1:8c expresa la misma comunicación a “gente en todas partes” (Receptor).
1:9b (2:1b) tú (bienvenido → nosotros-1)
contra
2:2a,b Filipenses (maltrato e insultos → we-1)

La bienvenida (O) que los tesalonicenses (S) dieron a Pablo y sus asociados (R) (hopoian eisodon eschomen pros hymas 1:9b) se opone a los malos tratos e insultos (O) que Pablo y sus asociados (R) recibieron de los filipenses (2:2a,b).
1:9d tú (yo → Dios)
contra
4:8c cualquiera (el propio Dios)

Volverse a Dios (1:9d) (y alejarse de los ídolos) se opone a rechazar a Dios (athetei ton theon, 4:8c). De hecho, se puede considerar que ambos programas manifiestan acciones reflexivas: darse y no darse (O) a Dios (R) o, alternativamente, atribuirse y no atribuirse a Dios (O) a uno mismo (R). Todos nuestros análisis confirman que las acciones reflexivas pueden compararse (y por lo tanto también oponerse) entre sí, cualquiera que sea su objeto. La manifestación específica de lo que representamos por “sí mismo” en la posición actancial de Objeto o Receptor se define únicamente por las inversiones de la posición actancial del Sujeto y sus calificaciones (sus Auxiliares) y, por lo tanto, no debe considerarse al estudiar las transformaciones. —se tendrá en cuenta en el estudio del sistema semántico.

1:9e, “servir a Dios”, involucra un programa al que uno eventualmente podría oponer “desagradar a Dios”, 2:15d. Pero, como veremos, este último se opone más directamente a 2:12e «agradar a Dios», que, por supuesto, está estrechamente relacionado con 1:9e.
1:10a (5:4a) tú (expectativa de la venida del Señor → tú)
contra
5:4b tú (sorpresa en el Día del Señor → tú)

Esta oposición se explica por sí misma. Nótese simplemente que el texto griego enfatiza el programa negativo, como un programa hipotético que tendría lugar si los tesalonicenses estuvieran “en tinieblas”, pero no lo están (la negación se relaciona con la calificación).
1:10b Dios (no muerte → Jesús)
contra
2:15b Judíos (muerte → Jesús)

Este par es un ejemplo de la oposición clásica de la acción del héroe y del villano: el héroe (en este caso, Dios) “deshacer” lo que ha hecho el villano (los judíos). Note que encontramos otra referencia a la resurrección en 4:14b. Sin embargo, esta segunda instancia se refiere a la resurrección de Jesús (aneste) que debe ser representado como Dios (estado resucitado → Jesús), a pesar de la mención de la muerte de Jesús que precede, para respetar la ambigüedad de la frase. Por el contrario, en 1:10b, la frase egeiren ek (tōn) nekrōn establece sin ambigüedad este programa en oposición directa al asesinato de Jesús.
2:2d (Dios/nosotros-1) (valor → nosotros-1)
contra
2:16a judíos (obstáculo → nosotros-1)

La atribución a Pablo y sus asociados (we-1) de “valor” de Dios (o de Pablo con Dios como Ayudador eparrēsiametha en tō theō, 2:2d) para el anuncio del Evangelio se opone a estorbar (la atribución de “ estorbo”) Las proclamaciones de Pablo (2:16a). Nótese además que tanto en 2:2 como en 2:16 el Receptor “nosotros-1” se convierte en el Sujeto del mismo programa (proclamación del Evangelio a los gentiles) en el siguiente paso de la jerarquía narrativa.
2:2e; nosotros-1 (Evangelio → tú) (también, 2:4d; 2:9d)
contra
2:3a,b,c we-1 (mensaje erróneo, inmundo, astuto → usted)

Esta oposición que se manifiesta repetidamente es, de hecho, una duplicación de la oposición que hemos registrado anteriormente, 1:5b vs. 1:5a.
2:4e we-1 (actitud agradable → Dios)
contra
2:4d we-1 (actitud agradable → hombre)

Notemos simplemente que, una vez más, una de las dos transformaciones opuestas se manifiesta elípticamente: el verbo areskontes no se repite en 2:4e (comparar 2:12e vs. 2:15d).
2:7b we-1 (mansedumbre → tú)
contra
2:7a we-1 (actitud autoritaria → tú)