“Los ancestros de Israel en peligro” (Parte 7) – Estudio Bíblico

VII

8.3 En términos de las historias mismas, cada versión trata el tema de la bendición y la maldición. El primer conjunto de transformaciones constituye lo que es invariable dentro de la narrativa patriarcal más amplia: la configuración real de la riqueza y la progenie, es decir, la observación personal, puede decirnos a quién Dios ha bendecido realmente.

El segundo conjunto de transformaciones constituye lo que es variable en la historia misma: ya sea el Acto de Dios, la Palabra de Dios, o la observación personal puede decirnos a quién ha maldecido Dios.

La bendición y la maldición como categorías de la voluntad de Dios se revelan de tres maneras posibles dentro de las narrativas patriarcales y las versiones de Gen 12, 20, 26 ilustran claramente estas posibilidades. Sin embargo, uno de estos modos tradicionales de revelación divina se destaca en la historia más amplia como constante e invariable, a saber, la capacidad del hombre de usar sus propios ojos, como lo hizo Abimelec en Génesis 26, para llegar a la verdad del asunto.

Publicada el
Categorizado como Estudios