La señal de Jonás: una vista de ojo de pez (Parte 7) – Estudio Bíblico

VII

Si, entonces, adoptamos este punto de vista de ojo de pez de interpretación, ¿Se desvanece el conjunto de interpretaciones correctas? Sí lo hace; pero solo en abstracto, donde nunca nos hizo ningún bien de todos modos. Todavía se puede invocar la “interpretación correcta”, pero solo de manera limitada, apelando a normas de interpretación mutuamente reconocidas; aquellos que deseen juzgar las interpretaciones tendrán que juzgar según los estándares a los que esas interpretaciones apelan implícita o explícitamente, o reconocer la posible disyunción entre los compromisos del crítico y del intérprete.

El hecho es que nos encontraremos de acuerdo en muchos más aspectos de un texto que en los que no estamos de acuerdo. Así como ningún lector de este artículo realmente esperaba una perspectiva ictiológica del texto, ningún lector argumentará que “la señal de Jonás” era un cartel que llevaba el profeta. Si limitamos las bases de nuestro argumento a suposiciones comunes, si usamos nuestros términos e ideas en un sentido común, tendremos estándares mutuamente acordados para la interpretación correcta, y en base a ellos podremos juzgar algunos interpretaciones de la señal de Jonás correctas y otras incorrectas.4

Quizá sea paradójico que un artículo que aboga por la adopción generalizada de una posición teórica percibida en general como antitradicional concluya afirmando que precisamente esta teoría impulsa a los intérpretes dispuestos a tener una mayor conciencia de las tradiciones en las que se encuentran. No obstante, el examen cuidadoso de una vista de ojo de pez del signo de Jonás tal como fue interpretado a lo largo de los siglos sirvió para confirmar la afirmación de que los intereses de la comunidad dirigen la práctica interpretativa.

Cuando las suposiciones que sostenemos acerca de la interpretación están sujetas a tanto escrutinio como nuestras propias interpretaciones, recordamos cuánto debemos en nuestra interpretación a nuestros precursores y colegas. En retrospectiva, podemos ver que esto es lo que Mateo y Lucas mostraron que Jesús hizo al referirse a la señal de Jonás; llamó la atención sobre la tradición en la que se encontraba, que recrearía y, al mismo tiempo, crearía de nuevo.

En perspectiva, podemos ver que la señal de Jonás es la señal de que somos tragados por un gran pez que (después de que suplicamos por la salvación) nos regurgita, a salvo en la orilla, para que nos dediquemos a la tarea a la que hemos sido llamados. 5

Publicada el
Categorizado como Estudios