LA REDENCION (1 Pedro 1:18–25) – Bosquejo Bíblico

Muchos no saben que somos una raza redimida. (1 Timoteo 2:5-6).
Otros no permiten que tal verdad influya en su vida.
Aceptan que han sido creados: tienen vida; nada de redención.
No compró un cielo para mí, sino que yo he sido comprado para el cielo.

I. SIGNIFICADO DE LA REDENCION

En todas las Escrituras encontramos esta palabra; es su gran tema.
Desde Génesis a Apocalipsis, corre cual hilo rojo la REDENCION.
Significa soltar, librar y también comprar de nuevo algo perdido.
Se hizo necesario un remedio infalible a nuestra ruina.
No prefirió ángeles, ni nuestra excelencia, sino nuestra ruina.

II. AUTOR DE NUESTRA REDENCION

Ni oro, ni plata, sino la Sangre preciosa de Cristo. (vv. 18-19).
La iglesia misma no puede salvarnos del pecado, sólo Jesús.
Esa sangre derramada debía reunir tres características.
1. Debía ser libre de pecado, en cielo, tierra e infierno. (v. 19).
2. Debía ser humano, identificándose con nuestra naturaleza. (v. 20).
3. Debía ser divino, para unir la tierra y el cielo. (Hebreos 2:14-17, 21).

III. EL PLAN DE LA REDENCION

1. En el pasado fuimos redimidos, en la cruz. (2 Pedro 2:24).
2. En el presente somos redimidos diariamente. (Gálatas 2:20).
3. En el futuro seremos redimidos, para ser semejantes a él.
Su origen es divino, no nació de hombre. (Juan 3:16; Romanos 5:6-9).
Su naturaleza es vicaria, que ocupa el lugar de otro. (Mateo 8:17).
Su eficacia es eterna, no un plan en el Antiguo Testamento y otro en el Nuevo.
Su alcance es mundial, (1 Juan 2:2) pero su aplicación es personal. (v. 23).

IV. EL PROPOSITO DE LA REDENCION

Es doble: 1. Salvarnos del pecado y 2. Crecimiento espiritual. (2:1, 2).
1. Debemos aborrecer el pecado, fue lo que lo llevó a la cruz.
2. Debemos amar y obedecer a Nuestro Señor Jesucristo quien pagó la cuenta. (2 Corintios 8:9).
3. Debemos testificar las grandes cosas que hizo él por nosotros. (vv. 24, 25).
“Todo fue pagado ya,
Nada debo yo;
Salvación perfecta da
Quien por mi murió.”
Al mundo impío Dios amó perdido en su maldad.

Publicada el
Categorizado como Bosquejos