La poética generativa como hermenéutica del Nuevo Testamento (Parte 3) – Estudio Bíblico

III

1.322 Guttgemanns, sin embargo, se ocupa de un «sentido» que es el resultado de la sintaxis. O, dicho de otro modo, a Güttgemanns le interesa la semántica que se genera en las propias estructuras y no el significado temático que puede pensarse que se genera junto con la sintaxis. Suponiendo por el momento que hay un «sentido» en la sintaxis que no es simplemente el de la semántica convencional, ¿es este «sentido» independiente o superior al significado convencional?

Incluso cuando la gramática generativa se dedica únicamente a la sintaxis como en las fases iniciales de la gramática generativa, la intuición está involucrada en determinar si una oración es gramatical o no, y esta intuición no puede operar sin consideraciones semánticas, significados no transmitidos simplemente por aspectos formales abstractos de la oración. sino por los aspectos materiales de la sentencia.

Cuando el foco de atención está en el nivel de la oración, entonces, el sentido de la oración (ya sea discernido por sí mismo o para determinar si la oración es gramatical o no) es claramente un resultado no solo de las estructuras de la oración sino también de la referencia de las palabras de la oración a elementos del mundo real y/o las connotaciones resultantes de estas referencias.

A nivel de texto, la estructura de la obra tiene una significación para Güttgemanns en términos de género, y esta significación es superior o independiente del desarrollo temático. ¿No existe una “referencia” en el desarrollo temático, contenido material o elemento cognitivo del texto comparable a la referencia de las palabras en el nivel de la oración? La aplicación de los principios de la tercera fase de la gramática generativa al nivel de “texto” exigiría una conceptualización que involucrara la interpenetración profunda de la sintaxis y la semántica convencional.

1.323 El desarrollo temático de los textos, que involucra la referencia de elementos al mundo real, y el desarrollo formal de “textos”, que involucra la referencia de elementos “textuales” entre sí, no pueden separarse. Esto no niega el efecto de significado afectivo sobre la base de la forma, el género, la gramática o la competencia. Simplemente niega la posibilidad de una reducción total de la significación a ese nivel. Cuando la significación se reduce a ese nivel, cuando se excluye totalmente el significado convencional, el significado es pansémico, no meramente polisémico.

Es decir, el texto no da dirección alguna ni siquiera a los efectos de significado afectivos. Refleja cualquier significado que le dé el lector. No se está negando la existencia de “textos” con relaciones sólo internas a los “textos”; lo que se niega es que tales “textos” sean algo más que los catalizadores de la significación. Los textos literarios que son capaces de producir el mismo efecto de significado para los lectores modernos que para el creador y los lectores originales deben combinar el significado temático y el efecto de significado afectivo.

Los intentos de este siglo de aplicar la lingüística a la literatura, de definir un significado o sentido en la gramática o la sintaxis per se, han tenido que ganar su entrada en el texto por los significados convencionales. Como dijo Jakobson, el conocimiento del código normativo es necesario para que el autor y el lector creen nuevas formas y valores.

1.4 Se enfatiza la necesaria relación del significado literario convencional (para el cual es esencial el llamado significado histórico) y el significado poético sintáctico para negar el carácter científico absoluto del programa de Poética Generativa de Güttgemann. La negación de la naturaleza científica absoluta de la Poética Generativa es necesaria antes de que el programa de Poética Generativa pueda ser tan fructífero como promete ser en términos de hermenéutica.

Propongo que la limitación del significado literario de Güttgemanns al efecto de significado afectivo no debe ser un paso final. Si se retrocede del énfasis unilateral sobre el significado afectivo-efecto de la narración, y si se integran otras funciones del texto, se puede desarrollar un enfoque dialéctico o, mejor, un enfoque sistemático comprensivo del texto que permitirá el descubrimiento de una multiplicidad de significados en los textos del Nuevo Testamento. Los efectos de significado que enfatiza Güttgemanns tendrán una relación con el significado del texto en el nivel temático y viceversa.

2. Hombre, competencia y significado

2.0 El intento de Güttgemanns de establecer un método científico mediante el cual se puedan producir «textos» modernos que se basen en la misma competencia que los textos antiguos plantea preguntas importantes sobre el hombre que produjo el «texto» en primer lugar, el hombre que está analizando el “texto” y hombre para quien se producen “textos” de interpretación moderna. Cuestiono la presuposición de Güttgemanns y de aquellos de quienes depende que la objetividad científica es posible para determinar la gramática o la competencia que está en la base de una narrativa particular. Creo que se puede demostrar del mismo Güttgemanns que la competencia humana es dinámica, dependiendo de desarrollos internos y externos, y sugiero que la descripción “científica” de la estructura de la gramática del “texto” (determinación del tipo de “texto”) es

Publicada el
Categorizado como Estudios