La poética generativa como hermenéutica del Nuevo Testamento (Parte 2) – Estudio Bíblico

II

Así como la crítica histórica hace preguntas históricas del texto y la hermenéutica existencial hace preguntas existenciales del texto, la teología científica y lingüística de la «Poética generativa» hace preguntas científicas y lingüísticas. El método y el objetivo determinan las preguntas y la naturaleza de las respuestas.

La oposición de üttgemanns al positivismo histórico ha concluido con otro tipo de “positivismo” basado en la lingüística. El objetivo de la ciencia de obtener datos cuantificables que puedan tratarse lógica y objetivamente es una clave para la elección, modificación y uso de herramientas lingüísticas y literarias

1.2 ¿Cómo puede Güttgemanns cuantificar los métodos y materiales de la teología para hacer de la teología una ciencia? En resumen, “reduce” o subordina los “significados” en la literatura a los efectos-significados afectivos que son realizados por las relaciones sintagmáticas de las acciones vistas en abstracto. Un “texto” tiene “sentido” sólo por las estructuras del texto que están determinadas por la gramática. Güttgemanns designa a la gramática como el mecanismo que es la base ontológica del “texto” y que puede deducirse de “textos” específicos. Güttgemanns equipara esta gramática no con la normativa o incluso con las reglas descriptivas aprendidas en los cursos de gramática, sino con la gramática de la gramática generativa-transformacional o con la “competencia” para generar “textos”.

1.21 Significado, significación o sentido es el resultado de la gramática de la competencia. La significación de la que se ocupa Güttgemanns es la significación de los tipos o géneros textuales (1976: 192). Güttgemanns se entiende a sí mismo tratando con la semántica, pero distingue entre la semántica del texto y la semántica del lexema. Güttgemanns parece ver la dimensión lexema-semántica convencional como no relacionada con la semántica que surge de las regularidades estructurales. Los elementos son accidentales, la posible elaboración dentro de la estructura de expresión de un lenguaje natural particular. La preocupación por la sustancia accidental de la expresión es un rudimento del positivismo historicista (1976: 168).

1.22 La limitación del “sentido” a ese efecto de sentido afectivo llevado a cabo por las relaciones sintagmáticas en el “texto” es una ilustración del hecho de que el objetivo de la ciencia lingüística determina las preguntas que Güttgemanns le hace al “texto”. Aunque la comprensión de la función y, por lo tanto, el área de significado de los textos del Nuevo Testamento sin duda se obtuvo del estudio estructural de la narrativa por parte de hombres como A.-J. Greimas, Güttgemanns atribuye a la Poética de Aristóteles el punto de partida del estudio estructural de la narrativa y relaciona la obra de Aristóteles con su propia obra (1976:26).

El objetivo científico de Güttgemanns se observa no sólo en su “reducción” de los aspectos paradigmáticos y sintagmáticos del lenguaje (desde la perspectiva estructuralista) al aspecto sintagmático únicamente, sino también en su “reducción” de los diversos constituyentes de la narración vistos por Aristóteles a tramar solo. Güttgemanns básicamente ignora los contrastes paradigmáticos que deben suponerse para la existencia de la estructura sintagmática y enfatiza la gramática por medio de la cual se crea la estructura sintagmática (Pettit: 10

12, 45-48). La subordinación de todos los demás factores de la narrativa al factor sintagmático se debe al deseo de obtener datos cuantificables que puedan manipularse científicamente. El trabajo de Propp y Greimas que subordina los «tipos de carácter» o «esferas de acción» (actantes) a la acción es aceptado por Güttgemanns (1976: 29, 34-35, 40, 127, 130), por lo que el carácter realmente se pierde como un constituyente independiente de la narrativa. Los personajes o actores son las variables que se introducen en aras de las acciones.

1.31 Una crítica importante es si la teología del Nuevo Testamento propiamente dicha no debe concebirse como algo más amplio que la poética generativa. ¿No es necesario un enunciado sistemático de ciertas ideas centrales sobre el hombre, el universo, etc., que son necesarias para tal Poética Generativa? Entonces, ¿no pueden usarse los efectos de significado afectivos para declaraciones teológicas en un sentido convencional? Así como la “traducción” en la teología existencial es solo una parte del programa teológico total, la “traducción” en la Poética Generativa no puede ser considerada como el programa completo de la teología.

1.32 Una cuestión más importante en términos del programa teológicamente limitado de Güttgemanns, y ciertamente en términos de los artículos de Semeia 6, es su “reducción” o subordinación del significado al efecto de significado afectivo. Güttgemanns no rechaza el significado convencional más de lo que rechaza la historia tradicional de manera absoluta. Sin embargo, Güttgemanns subordina muy definitivamente el significado convencional y la historia a lo que considera tanto la base ontológica de los efectos significativos en todos los niveles como la base del proceso “histórico” (1976: 198, 201).

1.321 La ecuación de semántica con sintaxis de Güttgemann no es una traducción justa de la gramática generativa a los estudios literarios. Chomsky, en las dos primeras etapas de la gramática generativa, se concentra en la sintaxis, pero una tercera fase de la gramática transformacional generativa toma la semántica mucho más en serio, negando la suposición de que la semántica comienza donde termina la sintaxis. Los académicos involucrados en la tercera fase de la gramática generativa abogan por la profunda interpenetración de la sintaxis y la semántica.

Publicada el
Categorizado como Estudios