LA FE QUE ALCANZA LA SALVACION (Hebreos 11:1–6) – Bosquejo Bíblico

El primer paso humano es arrepentirse, el segundo es tener fe. (Hechos 20:21).
Nadie se arrepiente sin fe y nadie tiene fe si no se arrepiente.
La salvación por gracia se alcanza por fe, y la demostramos por obras.

I. EL OBJETO DE LA FE

Quebramos la Ley de Dios, debemos arrepentirnos y confiar en Jesús.
Algunos dicen: “cualquier fe es buena con tal que sea sincera”.
1. No es fe en un libro, aunque este libro sea la Biblia.
Es inspirada, es lámpara, es regla de conducta; pero NO SALVA.
2. No es fe en un credo, los credos tienen su lugar y son buenos.
Es doctrina, programa, sistema, teoría, pero el credo NO SALVA.
3. Es fe en una persona, y esta persona es el Señor Jesucristo.
No fue un libro el que fue herido por nuestros pecados.
No fue un credo el que puso el fundamento, sino la Roca, Jesús.
Jesús sufrió y murió por nuestros pecados. (Juan 3:16; Hechos 16:31).

II. EL SIGNIFICADO DE LA FE

¿Qué es? Algunos dicen: pertenece al mundo de la imaginación.
Es opuesto a la razón creer algo que no se sabe si es cierto.
¿Qué pasaría si se perdiera la fe en el banco, en el hogar, etcétera? ¿Qué es la fe?
1. Una creencia. Ya que Jesús es el objeto, tengamos fe en él.
a) Su Deidad, sólo un Cristo divino puede salvarnos. (Juan 1:1-4).
b) Su Expiación, no muere por sí, sino por nosotros. (1 Pedro 2:24).
c) Su resurrección, un muerto no salva, él resucitó. (1 Corintios 15:17).
2. Una aceptación incondicional en Cristo. (1 Juan 1:12).
De nada sirve saber que ciertos alimentos tienen determinadas propiedades.
3. Una rendición. Es apoyarse firmemente en Aquel que ha venido.

III. ALGUNAS RELACIONES DE LA FE

1. Es definitiva, terminante en su acción, completa en el Señor.
2. Es unida a la gracia que regenera o a las obras que revelan.
No se puede cambiar la vida sin Dios, y no podría salvarnos sin fe.
Si en nosotros no hay arrepentimiento, fe y obras. Nada de Dios.
Al convertirnos viene el Espíritu Santo a convencernos del pecado.
3. Es instantáneo, al momento de arrepentirnos y de creer.
Dos viajeros: uno podrá saber exactamente la línea, otro la ignora.
No habrá diferencia en la llegada. Diferencia en la travesía.

Publicada el
Categorizado como Bosquejos