Introducción Familiarizarse con el lector (Parte 1) – Estudio Bíblico

I

Resumen

Con el fin de proporcionar un telón de fondo para los ensayos recopilados en este volumen, se analizan algunos aspectos básicos de la investigación orientada al lector. Aunque los exegetas siempre han sido sensibles al papel de la audiencia o del lector en la interpretación de los textos bíblicos, es solo con el surgimiento de los estudios del lector en la teoría literaria general que este aspecto se ha convertido en el foco de especial atención. El concepto de lector en el texto se explica con referencia a la distinción entre investigación teórica y empírica, los diferentes niveles de lectura y la naturaleza dinámica del proceso de lectura.

1. Introducción

1.1 En cierto sentido, era inevitable que el lector se convirtiera en el centro de la interpretación de los textos bíblicos. Estos textos en sí mismos son muy «lectores» o más bien «conscientes de la audiencia». A menudo, por ejemplo en los libros proféticos o en las cartas, los destinatarios previstos se identifican por su nombre. En otros casos, como los libros históricos o algunos de los Evangelios, sólo se suponen. El uso frecuente de la técnica de volver a contar y recontextualizar provoca cambios en la audiencia: la narración de Mateo de la historia de Jesús, la narración de la historia de David, está acompañada por un cambio de los sacerdotes a los fariseos a la comunidad de Mateo como audiencia (Mateo 12). :3–4).

Pero en un nivel mucho más básico, la intención kerigmática de estos textos (“Escucha, oh Israel”, “¡Escucha, pues, si tienes oídos!”), hace imprescindible incluir al público en la reflexión teórica sobre y en el aplicación práctica de los métodos exegéticos.

1.2 Por lo tanto, no sorprende que mucho antes del surgimiento de la teoría de la recepción en los estudios literarios, el lector figurara en varios marcos hermenéuticos desarrollados para la interpretación de los textos bíblicos. Por ejemplo, el papel creativo de las primeras comunidades en la formación de la tradición de Jesús fue reconocido desde el principio por la escuela de Historia de las Religiones. El Sitz-im-Leben, el famoso concepto desarrollado por la crítica de la forma, presupone una reconstrucción de la audiencia y de la situación de recepción (cf. Kümmel: 419-423).

La hermenéutica existencial de Bultmann toma como punto de partida al lector actual que quiere dar sentido a un texto antiguo. La cuestión existencial, que forma parte integrante de esta técnica exegética, presupone un vínculo con la autocomprensión del lector. En la Nueva Hermenéutica, el concepto de Sprachereignis o “acontecimiento del lenguaje” es indicativo de la participación del lector en el proceso de comprensión (cf. Ebeling:197: «Die Sprache versammelt Redenden und Horenden am selben Ort»).

1.3 A pesar de este interés de larga data (aunque difuso) en el lector, el último surgimiento en el trabajo de exégesis bíblica orientado al lector ha sido estimulado por desarrollos fuera de la disciplina. El surgimiento de la teoría de la recepción en los estudios literarios generales y la proliferación de análisis de la respuesta del lector no solo han resaltado un área descuidada en la hermenéutica bíblica, sino que también han demostrado las posibilidades de este enfoque.

Semeia 31 (1985), bajo el título Reader Response Approaches to Biblical and Secular Texts, fue uno de los primeros intentos de explorar estas posibilidades. Al ofrecer una orientación teórica y ejemplos de críticas de respuesta del lector aplicadas tanto a material bíblico como no bíblico, el volumen proporcionó una valiosa introducción al potencial y las limitaciones de este enfoque. También llevó la discusión un paso más allá y preparó el camino para nuevas empresas en este campo.

Al mismo tiempo, como advierte Robert Detweiler al lector en el prefacio, “la crítica de la respuesta del lector no es de ninguna manera un método interpretativo unificado, sino más bien un conjunto de enfoques que interactúan entre sí”. De hecho, es un campo de investigación diverso y complejo. Por lo tanto, se podría esperar que un volumen posterior de Semeia sobre este tema aclare su enfoque y propósito.

1.4 Los ensayos recopilados aquí surgieron de un seminario iniciado por Edgar V. McKnight en 1984 sobre «El papel del lector en la interpretación del Nuevo Testamento» en el contexto de Studiorum Novi Testamenti Societas. El propósito principal fue probar la utilidad de un enfoque orientado al lector para la interpretación de los textos del Nuevo Testamento.

La reflexión teórica se complementó con el análisis real de los textos. Pronto quedó claro que tanto los aspectos intratextuales como los extratextuales del proceso de lectura requerían una atención especial. Los dos primeros años se dedicaron a los problemas «internos del texto», los dos siguientes a la interacción entre el texto y el contexto. El material preparado para la primera fase del proyecto ha sido reelaborado para este volumen, centrándose en el lector “en” el texto. ¿Qué significa exactamente este concepto y cuál es su importancia para la comprensión de los textos bíblicos?

Publicada el
Categorizado como Estudios