Hacia una nueva dirección en la erudición joánica: el cuarto evangelio desde una perspectiva literaria (Parte 10) – Estudio Bíblico

X

Tales afirmaciones saltan fácilmente a la palestra en muchos de estos documentos, aunque la identidad y ubicación temporal del “lector” en cuestión varía ampliamente de un artículo a otro, con el siguiente espectro en evidencia: un lector aparentemente universal, que lee el texto por primera vez y responde principalmente durante el proceso de leer; un lector aparentemente universal, aunque con referencias ocasionales a ideas particulares de lectores del primer siglo, que lee el texto por primera vez y responde principalmente durante el proceso de lectura; un lector aparentemente universal, que lee el texto por primera vez y responde sobre todo después de la lectura misma; un lector aparentemente universal aunque socialmente condicionado, que lee el texto en algún momento y responde principalmente después de la lectura misma; y un lector contemporáneo y socialmente condicionado, aunque con una reconstrucción de los lectores implícitos del texto, leyendo el texto en algún momento y respondiendo a él después de la lectura misma.

Es interesante notar al respecto que, más allá de una breve discusión en un ensayo, la ubicación social del lector contemporáneo, de todos y cada uno de estos autores, no se persigue en sí misma, ni en el caso de aquellos quienes postulan la construcción de un lector aparentemente universal, de cualquier tipo, o en el caso de aquellos que abogan por un lector socialmente condicionado, de nuevo de cualquier tipo.

Aunque se suscriben a la crítica de la respuesta del lector y aceptan, en una u otra medida, que el lugar del significado reside en el proceso de negociación entre el lector y el texto en la construcción del significado, estos ensayos aún conservan en su mayor parte la reticencia del paradigma tradicional. permitir que cualquier aspecto del intérprete individual se haga visible con respecto al contexto sociocultural (p. ej., clase, género, orígenes raciales o étnicos, afiliación religiosa, postura ideológica, etc.) y continuar adoptando una cierta postura de objetividad con respecto a al texto Si bien se concede la pluralidad de significados, la pluralidad de lectores sigue estando en gran medida disfrazada. No obstante, queda clara la tremenda riqueza y diversidad que la crítica de respuesta del lector aporta a la tarea interpretativa, especialmente dada su enorme variedad de puntos de vista.

De muchas y significativas formas, por lo tanto, la colección representa, según lo previsto, una importante contribución a los estudios joánicos. Dadas sus lecturas consistentemente unificadas y coherentes del Evangelio en su forma actual, exige mucho más cuidado y cautela con respecto a la presencia y reconocimiento de aporías o dificultades literarias en el texto, para un sentido mucho mayor de sofisticación teórica y autocrítica en la búsqueda y reconstrucción de la prehistoria del texto, así como un énfasis preeminente en una lectura sincrónica del texto.

Dado su giro crítico hacia la teoría y su uso, exige una sofisticación, un rigor y una autocrítica cada vez mayores con respecto a la teoría misma, y ​​una visión de la teoría como indispensable, pero también como una forma o herramienta en lugar de una cuadrícula.

Dado su enfoque explícito en el lector y el proceso de lectura, exige un modo diferente de discurso académico centrado en una pluralidad de significados, un mayor énfasis en la ubicación social de todos los lectores y una preocupación por la influencia de tal social. ubicación según la interpretación del texto. Finalmente, dada su riqueza y diversidad, tanto en lo que respecta a la orientación teórica como a los resultados interpretativos, la colección también requiere un análisis continuo y sostenido del Cuarto Evangelio desde una perspectiva literaria, ampliamente concebida y ampliamente aplicada.

B. Documentos de respuesta

1. En su análisis del volumen desde la perspectiva de la erudición europea contemporánea, J. Beutler aborda la colección desde cuatro perspectivas teóricas diferentes: (a) enfoque metodológico; (b) la postura hermenéutica subyacente; (c) relación entre literatura e historia; y (d) implicaciones teológicas. Por un lado, Beutler compara la orientación general y las preocupaciones de estos ensayos con las corrientes recientes de la erudición europea. Por otro lado, Beutler brinda en cada una de estas áreas una lectura crítica de la colección que conduce a una serie de observaciones perspicaces y de advertencia.

Desde el punto de vista del método, Beutler se centra en tres características distintivas de la colección: el énfasis en el texto actual del Evangelio como significativo y coherente, la preferencia por un enfoque sincrónico del texto; la adopción de la crítica de la respuesta del lector como su principal postura teórica; y el uso de la crítica retórica.

En primer lugar, Beutler observa que el énfasis sincrónico de la colección va acompañado de un elemento recurrente de investigación comparativa, a saber, un enfoque en las características genéricas del texto en cuestión y, por tanto, una especie de crítica de la forma.

Publicada el
Categorizado como Estudios