Hacia un análisis estructural del evangelio de Marcos (Parte 11) – Estudio Bíblico

XI

De nada sirve cambiar un enfermo por otro o una enfermedad por otra. No tiene sentido cambiar al paralítico en el jergón; esto pondría en peligro el uno y el otro. No tiene sentido mover al publicano de un escritorio a otro. Lo “viejo” y lo “nuevo” no están definidos sobre el mismo eje. Ambos deben mantener su rol. Primero deben distinguirse, separarse unos de otros, luego interrelacionarse. No pertenecen al mismo orden. Lo “nuevo” no es en modo alguno un remiendo para reparar lo gastado ni un objeto para llenar lo vacío. Lo viejo y lo nuevo nunca deben juntarse en el mismo espacio. A cada uno su propio espacio. Una, la “nueva”, pertenece al orden del sujeto (es decir, de la identidad), mientras que la otra, la “vieja”, pertenece al orden de la “marcación” del sujeto, es decir, al orden de la representación.

Dicho esto, la particularidad de cada una de las comparaciones merecería ser estudiada con mayor profundidad de lo que podemos hacer aquí. La prenda recuerda el cuerpo de la narración del milagro; el vino evoca la cena y el banquete de bodas mencionados en las dos controversias. No debemos tratar de ocultar el carácter desgastado ni la fragilidad del desgarro en el vestido viejo.

El vestido viejo seguirá siendo el vestido viejo. Pero puede desempeñar su papel en un sistema significante que acentúa las diferencias, como el jergón, la oficina fiscal, el pecado, a condición, sin embargo, de que el sujeto de la llamada se separe primero de él y se establezca en un nuevo espacio. Lo mismo ocurre con los odres. En cuanto al vino nuevo, es necesario encontrarle un nuevo lugar, otro lugar, una “casa” que pueda habitar en su novedad y singularidad.

Interrumpimos este ejercicio de análisis estructural comparativo en el momento en que el texto evangélico vuelve sobre el problema de la alimentación e introduce en 2,23 y 28 un nuevo marco temporal: el sábado. Se volverá a utilizar en la narración de la curación del hombre de la mano seca. Es claro que al continuar esta investigación, mostraremos a la vez la continuidad del universo semántico manifestado y su progresiva transformación.

4. Conclusión

Nos hemos detenido en una parte bastante limitada del texto evangélico para mostrar el mecanismo de análisis que hemos elegido aplicar22. Consiste esencialmente en ensayar sobre un microrrelato algunas categorías elementales de significación, en verificar su valor descriptivo, luego en extender progresivamente la red de relaciones semánticas relativas a las mismas categorías oa categorías similares.

ste tipo de procedimiento no carece de analogía con una técnica arqueológica según la cual el arqueólogo propone una hipótesis general sobre la base del estudio minucioso de una excavación localizada. Al hacerlo, hemos mostrado la complejidad misma y el carácter lento de dicho análisis.

El lector comprenderá fácilmente que no se ha dicho todo: por un lado, por los estrictos límites de este ensayo, y por otro, porque no se ha visto ni percibido todo. Una de las características de un análisis estructural válido es que puede ser prolongado por otros que no sean esos primeros autores y que sí se sujeta a la trayectoria que el analista hubiera querido eventualmente imponerle. ¡Que cada lector lleve más lejos el análisis!

Parece establecido, sin embargo, que el método aquí utilizado ha logrado restaurar en el texto evangélico un nivel de coherencia y de continuidad útil para su decodificación. Paso a paso, a medida que emergen las unidades elementales de significación, las perícopas toman lugar en la totalidad estructurada del Evangelio. Las características textuales tienen sentido cuando se ven en términos de las correlaciones en las que pueden entrar.

El cuadro de conjunto que aparece de esta manera parece preferible al que es posible obtener a partir de un análisis puramente sintagmático. Los resultados a los que llegamos sobre una serie de perícopas23 sólo estarán suficientemente validados cuando se hayan tratado también los textos intermedios.

El vínculo entre los estudios parciales planteará algunos problemas difíciles pero importantes. No queríamos esperar a la conclusión de este proyecto a largo plazo para someter algunos de nuestros primeros resultados a la revisión crítica de otros académicos.

Publicada el
Categorizado como Estudios