Génesis 8 — Noé y su familia dejan el arca (Parte 2)

B. Pacto de Dios con Noé.

1. (20) Noé construye un altar y ofrece un sacrificio.

Luego edificó Noé un altar a Jehová, y tomando de todo animal limpio y de toda ave limpia, ofreció holocausto en el altar.

a. Luego edificó Noé un altar: El primer acto de Noé después de salir del arca fue adorar a Dios a través del sacrificio. La gratitud y la admiración de la grandeza de Dios lo llevó a adorarlo.

b. Tomando de todo animal limpio y de toda ave limpia: Como es la naturaleza del sacrificio verdadero, se trataba de un ofrecimiento costoso a Dios. Con solo siete de cada animal en el arca, Noé corría el riesgo de la extinción de algunos de estos animales por el sacrificio. Fue un costoso sacrificio agradable a Dios.

i. «El sentido común podía haber dicho: Libéralos. Pero la gracia dijo: Mátalos, porque le pertenecen a Dios. Dale a Dios lo que le corresponde». (Spurgeon)

ii. Los sacrificios que estamos llamados a ofrecer a Dios también nos han costado algo. Debemos de presentar nuestros cuerpos como sacrificio vivo a Dios (Romanos 12:1), la entrega de nuestros recursos es un sacrificio (Filipenses 4:18), y debemos hacer del sacrificio una alabanza a Dios (Hebreos 13:15).

iii. El sacrificio costoso agrada a Dios, no porque Dios es ambicioso y quiere obtener todo lo más que puede de nosotros, sino porque Dios se sacrificó a un gran costo (Efesios 5:02 y Hebreos 9:26, 10:12). Dios quiere un sacrificio costoso de nosotros, porque demuestra que estamos llegando a ser semejantes a la imagen de Jesús, que es la mayor muestra de un sacrificio costoso. Como Pablo escribió en Efesios 5:2, debemos ser como Jesús en este sentido: «Y andad en amor, como también Cristo nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante».

iv. Podemos pensar como David, quien dijo que nunca ofrecería a Dios «lo que no le cuesta nada» (2 Samuel 24:24).

2. (21-22) La promesa de Dios a Noé y a toda la humanidad.

También puedes leer: Porque la biblia dice y se acordó Dios

Al percibir Jehová olor grato, dijo en su corazón: No volveré a maldecir la tierra por causa del hombre, porque el corazón del hombre se inclina al mal desde su juventud; ni volveré a destruir todo ser viviente, como he hecho. Mientras la tierra permanezca no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, el día y la noche.

a. Al percibir el Señor olor grato: El costoso sacrificio de Noé agradó a Dios. Era como si Dios oliera el aroma de una gran carne asada (lo que indica que Dios ama el olor de la carne asada) y Él entonces hizo esta maravillosa promesa a Noé y al hombre.

i. Por supuesto, la Biblia habla antropomórficamente aquí —usando una analogía humana de una acción o atributo divino. Más agradable a Dios que el olor del sacrificio, era el corazón de Noé en su sacrificio.

b. No volveré a maldecir la tierra por causa del hombre: Dios prometió que nunca visitaría la tierra nuevamente con el juicio de una inundación universal, para destruir todo ser viviente. Dios dijo esto sabiendo que el corazón del hombre se inclina al mal desde su juventud. Esto fue una promesa hecha completamente por misericordia.

i. Podemos observar una extraña combinación de verdades: primero, el corazón del hombre se inclina al mal desde su juventud; y segundo, Dios promete que nunca volverá a destruir la tierra a causa de la maldad del hombre. Se puede ver que la maldad del hombre invitaría la maldición de Dios, no la aleja. Esta extraña combinación es relatada por el altar y sacrificio de Noé, y Dios se complació en el sacrificio (el Señor olió un agradable aroma).

ii. «El sacrificio es un punto de retorno. Sin un sacrificio, el pecado clama por venganza, y Dios envía una inundación destructiva; pero el sacrificio presentado por Noé, fue un tipo del sacrificio venidero del unigénito Hijo de Dios, y de la expiación efectiva allí provista por el pecado del hombre». (Spurgeon)

iii. Podemos decir que después de la inundación, la historia de Noé ilustra varias cosas relevantes para la vida de los creyentes:

·Noé mostró la libertad de los creyentes.

·Noé mostró la fe de los creyentes (en el sacrificio).

·Noé mostró el corazón de los creyentes (por el sacrificio).

·Noé mostró el pacto de misericordia de los creyentes (en la luz del sacrificio).

c. Frío y calor, verano e inviernoDios prometió que después de la inundación, la tierra tendría establecidas las estaciones. Esto también habla de los profundos cambios climáticos y ecológicos de la tierra desde que el «manto» de vapor de agua que cubría la tierra fue quitado. Ahora hay variaciones estacionales y de temperatura.

i. «Como no debería haber más un diluvio universal, tampoco debería haber más un trastorno grave de las estaciones y de la temperatura. Tiempo de siembra y cosecha, y frío y calor, invierno y verano, día y noche, van a sucederse unos a otros en sus perpetuamente inmutables cambios, mientras dure el presente reinado de tolerancia». (Spurgeon)

ii. El resultado de este cambio se encuentra en que los ciclos de vida disminuyeron rápidamente. Nunca más habría hombres de 900 años de edad después de la inundación. La extinción masiva de los animales que se manifiesta en el registro de fósiles (como los dinosaurios y otras criaturas de este tipo), probablemente, tuvo lugar poco después de la inundación, cuando la tierra había cambiado tan dramáticamente y se sumergió en una edad de hielo.

iii. «¡Qué fielmente cumple Dios su pacto con la tierra! ¡Cuán verdaderamente mantendrá su pacto con cada pecador creyente! ¡Oh, confía en Él, porque su promesa permanecerá par siempre!». (Spurgeon)