El(los) viaje(s) de la Palabra de Dios: una lectura del argumento del cuarto evangelio (Parte 7) – Estudio Bíblico

VII

B. El segundo criterio metodológico tiene que ver con cuestiones de forma literaria. El Cuarto Evangelio recurre a un motivo literario muy común en la narrativa antigua, a saber, el viaje o relato de viaje (Scholes y Kellogg: 73–79; Aune: 122–24).4 variedad de diferentes formas literarias; este viaje o motivo de viaje se usa en una gran cantidad de formas narrativas (p. ej., historia, biografía y romance) y, en última instancia, los romanos lo desarrollan en narrativa en primera persona (p. ej., picaresco, el viaje simulado y autobiografía). Una vez más, creo que un análisis detallado de la presencia y el uso de este motivo en el Cuarto Evangelio puede ser de ayuda directa para llegar a un acuerdo con su trama.5

En el Evangelio, este viaje o motivo de viaje se desarrolla en dos direcciones bastante diferentes aunque muy interrelacionadas. Por un lado, la Palabra de Dios es retratada desde el mismo comienzo del Evangelio como legado —por mandato del mismo Dios Padre— de un viaje mitológico y cósmico desde el mundo de Dios al mundo de los hombres, haciéndose finalmente carne. como Jesús de Nazaret y cumpliendo así la misión del Padre en y para el mundo; al completar esta misión, la Palabra de Dios regresa del mundo de los seres humanos al mundo de Dios.

Como tal, este viaje cósmico proporciona un marco de conjunto a la trama del Evangelio: la biografía de Jesús de Nazaret, mesías e hijo de Dios, es la biografía del Verbo de Dios hecho carne en el mundo. Por otra parte, como Verbo de Dios hecho carne, Jesús de Nazaret es retratado a lo largo del Evangelio realizando una serie de viajes geográficos en el curso de su vida pública o ministerio, continuando así con la misión del Padre en y al mundo; con la finalización del último de esos viajes, la misión misma llega a su fin y tiene lugar el regreso al mundo de Dios.

En el marco general del viaje mitológico, cósmico, por tanto, estos viajes geográficos proporcionan un marco ulterior y mucho más concreto para la trama del Evangelio: la biografía de Jesús de Nazaret, la Palabra de Dios hecha carne en el mundo, implica una número de viajes en el mundo de los seres humanos también.
C. El tercer criterio metodológico tiene que ver con cuestiones de estilo y técnica literaria.

El Cuarto Evangelio recurre también a una técnica literaria muy común en la narrativa antigua, a saber, el uso de patrones de recurrencia o repetición. Nuevamente, comenzando con la epopeya homérica misma y los escritos bíblicos, los patrones de recurrencia se vuelven muy importantes para organizar el material en cuestión, tanto a nivel macroestructural como microestructural (Kawin: 34–59; Miller: 1–21; Alter: 88– 113).

En consecuencia, tales patrones repetitivos van desde muy pequeños hasta muy grandes, y abarcan características tan diferentes como: palabras y otros elementos verbales (palabras en secuencia ininterrumpida; palabras clave o Leitwörter; figuras retóricas); motivos (imágenes concretas, cualidades sensoriales, acciones u objetos; a menudo en asociación con palabras clave); temas (ideas que forman parte del sistema de valores de la obra, a menudo en asociación con palabras clave o motivos); eventos o escenas dentro del mismo texto, involucrando el mismo grupo de motivos; motivos de una trama o personaje en otra trama o personaje dentro de la misma obra (tramas dobles; recreaciones); motivos, temas, personajes, acontecimientos o escenas de una obra en otra.

Además, tales patrones de recurrencia a menudo implican también un importante elemento de variación, lo que proporciona una medida muy significativa de riqueza y diversidad en medio de la repetición (Alter: 88–91). Una vez más, creo que una atención adecuada y un análisis de tales patrones en el Cuarto Evangelio pueden ser una ventaja inmediata para llegar a un acuerdo con su trama.

En el Cuarto Evangelio tales patrones repetitivos son bastante numerosos y abarcan toda la gama del espectro. Sin embargo, dados los objetivos y limitaciones del presente estudio, me centraré en su mayor parte en el motivo del viaje o relato de viaje ya descrito en la exposición anterior del segundo criterio metodológico: no solo se encuentra una recurrencia muy frecuente de este motivo en el Evangelio, en la medida en que Jesús emprende un gran número de viajes geográficos a lo largo de su vida pública o ministerio, pero también una recurrencia muy frecuente de una serie similar de eventos que rodean tales viajes, en la medida en que un grupo de motivos subordinados son También se utiliza de forma reiterada en el desarrollo de estos viajes.

4. La Trama del Cuarto Evangelio: El(los) Camino(s) de la Palabra de Dios

A. La narrativa de los orígenes de Jesús (1:1–18)

Como se indica en la exposición del primer criterio metodológico, el Cuarto Evangelio sigue la división tripartita estándar de las biografías antiguas, con una narración de los orígenes y la juventud que precede y conduce a una narración central y extendida de la vida o carrera pública de Jesús.

Publicada el
Categorizado como Estudios