EL DIA DE LA SEGUNDA VENIDA DEL SEÑOR (2 Pedro 3:1–13) – Bosquejo Bíblico

Este viejo mundo ha visto días maravillosos.
Cuando Dios creó los cielos y la tierra; cuando el diluvio.
Cuando nació Jesús; cuando resucitó conquistando la muerte.
Cuando ascendió al cielo; cuando regrese a la tierra. (Hechos 1-11).
Será día de burlas (v. 3), día de incredulidad (v. 4), de espectación (v. 7).
Día de peligro (v. 8), día inesperado (v. 10), día de juicio (v. 12).

I. REALMENTE JESUS VENDRA

1. La Biblia lo afirma, una y otra vez. Sólo en Apocalipsis siete veces.
Las afirmaciones de la Biblia siempre se han cumplido fielmente.
El diluvio se cumplió. Así en días semejantes vendrá. (Mateo 24:37-39).
2. La Santa Cena lo recuerda, “hasta que venga”. Allí hay tres cosas.
Pasado, la cruz; presente, el amor; y futuro, la gloria.
Decimos antes vino, ahora está con nosotros, luego vendrá en gloria.
3. Jesús mismo lo confirma, “Vendré otra vez y os tomaré”. (Juan 14:3).

II. LA MANERA DE SU VENIDA

No es la conversión porque es el pecador quien va a Dios.
No la venida del Espíritu Santo, sino de la Segunda Persona, o sea el Verbo.
No la extensión del evangelio, porque ésta es lenta. (v. 10).
No la muerte del creyente, porque es el creyente quien va.
1. Será personal, 2. Repentina, 3. Inesperada. Veamos las Sagradas Escrituras.
Daniel 12:2; Mateo 24:6-7, 9, 11; Hechos 1:11; 2 Timoteo 3:1-5.

III. RESULTADOS INMEDIATOS DE LA SEGUNDA VENIDA

1. Los muertos en Cristo, resucitarán primero. (1 Tesalonicenses 4:13-16).
2. Los muertos perdidos, quedarán hasta el fin del milenio. (Apocalipsis 20:5).
3. Los vivos en Cristo, serán arrebatados al Señor. (1 Tesalonicenses 4:17).
4. Los vivos incrédulos, quedan para la gran tribulación. (Mateo 24:22).

IV. ADVERTENCIAS Y BENDICIONES

1. Seremos librados de este mundo de tribulación como Enoc.
2. Seremos transformados en cuerpos glorificados para el cielo.
3. Seremos reunidos a la multitud de redimidos; seres queridos.
4. Veremos a nuestro mejor amigo, a Jesús, nuestro Salvador.
Debemos prepararnos. ¡Qué quebranto para algunos! (Mateo 25:10).

Publicada el
Categorizado como Bosquejos