Comentarios al Artículo de Daniel Patte, y Réplica a la Nota Precedente II (Parte 3) – Estudio Bíblico

III

4.1 En mi artículo utilicé el modelo actancial de Greimas para dar una descripción y definición de la parábola como evento. Ahora estoy dispuesto a renunciar a ese uso, dejando el modelo actancial solo para los lexies, como propone Patte, ya que encuentro que mi definición se puede expresar mucho mejor y más claramente como un choque de estructuras elementales (=profundas) usando diferentes inversiones del Cuadrado de Oposición, llamado por el artículo de Patte el “cuadrado semiótico”: ver su 1–7.14.

4.11 El Cuadrado de Oposición (=SOp) ha sido descrito y definido de diversas formas: como cuadrado semiótico (Greimas-Rastier) o carré sémiotique (Galland) o rectángulo semántico (Jameson); como hexágono lógico (Blanché); y, acumulativamente, como logisches Viereck (o Quadrat) o Sechseck (Güttgemanns). Al igual que Patte, dependeré principalmente del análisis de Greimas-Rastier. Lo que sigue es sólo una primera aproximación al problema.

4.2 Greimas-Rastier (87) define estructuras profundas o elementales como aquellas “que definen el modo fundamental de existencia de un individuo o de una sociedad, y posteriormente las condiciones de existencia de los objetos semióticos. Hasta donde sabemos, los constituyentes elementales de las estructuras profundas tienen un estatus lógico definible”.

4.21 Tales estructuras profundas o elementales involucran tres niveles: (1) el nivel de lógica modelado en el SOp; (2) el nivel de sistema en el que los puntos cardinales del SOp se traducen en sistema como: Ordenado, Prohibido, No Ordenado, No Prohibido; (3) el nivel de inversión en el que estos cuatro espacios se invierten con contenido en determinadas situaciones sociales/individuales. Esto se puede esbozar y ejemplificar con las dos inversiones utilizadas como ejemplos por Greimas (256) y Greimas-Rastier (94), como en la Figura 1.

4.22 Tenga en cuenta este punto. “Cualquiera que sea la inversión del modelo, se trata, tanto en el caso de la naturaleza como en el de la cultura, de valores sociales (y no del rechazo de la naturaleza fuera de sentido)” (Greimas-Rastier: 94).

4.23 Aún más importante es el hecho de que mencionaron que las estructuras profundas o elementales “definen el modo fundamental de existencia de un individuo o una sociedad” (87, cursivas mías). Luego discuten la posibilidad de que un individuo pueda dotar al SOp de contenidos diferentes a los de la sociedad. Así: “La conjunción de la cultura individual con la naturaleza social define el espacio de la transgresión; el de la cultura social con carácter individual, el espacio de la alienación…

Estas reflexiones podrían extenderse a las relaciones de equilibrio oa las relaciones conflictivas entre el individuo y la sociedad; en el caso de relaciones equilibradas, por ejemplo, hay homologación de los dos sistemas, dando la definición de un individuo plenamente socializado” (100). Se ha creado espacio tanto para el criminal como para el profeta.

V. Estructura elemental y género parabólico

5.1 A la luz de todo esto, reformularía mi definición genérica de parábola de la siguiente manera: una parábola es una historia cuya estructura elemental está investida de contenido opuesto a la investidura aceptada por una sociedad. Está claro, por supuesto, que la “historia” puede ser de palabra o de hecho.

5.2 Los subgéneros de la parábola podrían entonces establecerse en términos de qué espacios y qué ejes reciben el énfasis principal de la reinversión. Cualquier cambio cambiará todos los puntos cardinales, pero marcará la diferencia si la historia trata sobre el incesto feliz y el matrimonio infeliz o el adulterio de la esposa feliz y el adulterio del esposo infeliz. O, ¿qué hubiera significado si uno de esos héroes propianos absolutamente consecuentes se hubiera casado con Baba Yaga en lugar de con esa princesa real?

5.3 Programáticamente, entonces, el estudio de las estructuras elementales de las parábolas de Jesús implicará al menos estos pasos: (1) la teoría lógica del cuadrado de la oposición; (2) el sistema de reglas (Permitido/Prohibido//No Permitido/No Prohibido) que media entre esta lógica abstracta y las posibles inversiones; (3) inversiones individuales y sociales de estos cuatro espacios cardinales; (4) la posibilidad de choque entre estos dos últimos tipos de inversión; (5) la diferencia entre la vía negativa de la parábola, si se acepta mi definición, y un antimito, que es una mediación positiva nueva y divergente.

Publicada el
Categorizado como Estudios