Ciudad y páramo: mundo narrativo y comienzo del evangelio de los dichos (Q) (Parte 3) – Estudio Bíblico

III

4 ἰσχυρότερός μού ἐστιν («es más fuerte que yo») puede traicionar la influencia de una frase que probablemente sea una redacción de Marcos; en ese caso Q, como Juan 1:27, usó una frase nominal sintácticamente incompleta con una cláusula relativa para describir la relación de Juan con el que viene. El αὐτός (“él”) en el v. 16d funciona entonces como un pronombre de reanudación.

Así, mientras que Marcos y Lucas enfatizan la fuerza del que ha de venir y Juan 1:26-27 enfatiza el hecho de su venida (no reconocida), Mateo yuxtapone con cierta torpeza las ideas de secuencia (que viene después) con fuerza, tomando el el primero de Q y el segundo de Mark. Harry Fleddermann ha argumentado persuasivamente que Mateo ha simplificado la imagen en la cláusula οὗ (3:16c) de perder las correas de las sandalias a simplemente cargarlas (Fleddermann, 1984:379).

Por lo tanto, la versión de Q se aproxima mucho tanto a Marcos 1:7 como a Juan 1:27: οὗ οὐκ εἰμὶ ἱκανὸς λῦσαι τὸν ἱμάντα τῶν ὑποδημάτων αὐτοτα τῶν ὑποδημάτων αὐτοτα τῶν ὑποδημάτων αὐτοτα τῶν ὑποδημάτων αὐτοτα τῶν ὑποδημάτων αὐτο

En Q 3:17, las únicas diferencias entre Mateo y Lucas están en el uso que hace Lucas de los infinitivos (διακαθᾶραι, «limpiar», συναγαγεῖν, «reunir») en lugar de los verbos finitos paratácticos de Mateo y en el sustantivo al que αὐτοῦ («su») se adjunta. El primero es sin duda una mejora de Lucas, comparable a su introducción de tres infinitivos en el relato bautismal de Marcos (Lucas 3:21-22).

Por otro lado, el apego de Mateo al pronombre “trigo” revela una ligera alegorización del trigo como el elegido, análoga a su interpretación de la parábola de la cizaña y el trigo (Mateo 13:36–43) (así Fleddermann, 1984: 380; Hoffman: 19).

Sin embargo, el Evangelio de los Dichos no puede haber comenzado simplemente con 3:7b. Dado que Mateo y Lucas están de acuerdo en poner 3:7b–9, 16b–17 en labios de Juan, al menos el nombre de Juan debe haber sido mencionado en 3:7a. En un examen cuidadoso de la perícopa, Fleddermann (1985: 153–59) reconstruye la introducción con el simple εἶπεν ‹Ἰωάννησ› (“<John> dijo”). Sin embargo, Mateo y Lucas también están de acuerdo al enmarcar las palabras de Juan como una chreia circunstancial en lugar de apofántica: el pronunciamiento es ocasionado por multitudes (Lucas) o fariseos y saduceos (Mateo) que vienen para el bautismo.

Sin duda, Fleddermann tiene razón al concluir que “fariseos y saduceos” es Mateo y que ὄχλοι (“multitudes”) es Lucas, y que la redacción de Lucas de 3:7a ha sido influenciada por Marcos 1:5 (Fleddermann, 1985:154). Sin embargo, la pregunta de Juan “¿Quién os enseñó a huir?” presupone precisamente lo que prevé Lucas 3, 7a: un grupo de personas que salen a Juan (cf. Q 7, 24). Además, la propia aclaración de Juan sobre la naturaleza de su bautismo en contraposición a la del que viene es inteligible si la audiencia ha venido ya sea para participar o simplemente para ser espectadores del bautismo de Juan.

Un acuerdo final entre Mateo y Lucas puede ayudar a determinar la forma del comienzo de Q. Aunque la mayoría de los acuerdos entre Mateo y Lucas en Mateo 3:1–6 // Lucas 3:1–6 (es decir, “en el desierto, ” “predicación” y la cita LXX de Isa 40:3) se deben al uso de Marcos 1:2–6, la coincidencia en el uso de πᾶσα(ν) ἡ (τὴν) περίχωρος(ν) τοῦ Ἰορδάνου (“todas la región del Jordán”) llama la atención, especialmente porque tanto Mateo como Lucas usan la frase de manera bastante incómoda.

El término kikkar Hayyardēn, traducido por el LXX como ἡ περίχωρος τοῦ ἰορδάνου (Gen 13:10, 11, 12; 19:17, 28; 2 Chr 4:17) o ἡ περίοικος τορδάνου («El vecindario del Jordan,», «,» Génesis 19:25, 29; 1 Reyes 7:46 [3 Reyes 7:33]), se usó como sinónimo de τὰ περίχωρα Ἰερειχω (“el país alrededor de Jericó”, Deut 34:3). Aunque la extensión exacta de la región no está clara, ciertamente incluía la región al norte del Mar Muerto, el área alrededor de Jericó y quizás tan al norte como Saretán.

Los límites del sur no están claros, principalmente porque se desconocen las ubicaciones de Sodoma, Gomorra y Zoar, que se dice que incluye esta región.

Mateo exhibe cierta confusión geográfica, asignando la actividad de Juan al desierto de Judea (3:1), que técnicamente no incluía el valle del Jordán (Jue 1:16 LXX B; Sal 63:1) aunque es obvio que Mateo supone que lo hizo. De hecho, Mateo puede estar usando «el desierto de Judea» de manera muy imprecisa para referirse a áreas desérticas en la provincia romana de Judea. Combina el término “la región del Jordán” con dos frases extraídas de Marcos, Judea y Jerusalén (Marcos 1:5), para resaltar la idea de la popularidad de Juan. Su intención es probablemente anticipar la descripción de los lugares de donde vienen los seguidores de Jesús en Mateo 4:25.

Allí, sin embargo, nombra expresamente Decápolis y Transjordania (πέραν τοῦ Ἰορδάνου) en lugar de usar el término técnico para la cuenca del sur del Jordán. En 3:5 parecería que Mateo desea sugerir que las personas que “salieron” a Juan eran las que más tarde seguirían a Jesús. Sin embargo, esto significa que está usando “la región del Jordán” en un sentido mucho más amplio de lo normal.

Publicada el
Categorizado como Estudios