Abraham Weiss como exégeta y crítico de textos (Parte 1) – Estudio Bíblico

I

Resumen

La exégesis del difunto Abraham Weiss, Universidad Yeshiva, se basa en su percepción de las lagunas lógicas y las inconsistencias en el texto del Talmud. Por lo tanto, Weiss permite que el texto en sí genere sus propios problemas exegéticos, y utiliza otros materiales rabínicos y evidencia manuscrita para ayudar a resolverlos.

Abraham Weiss pasó la mayor parte de su carrera académica como profesor de Talmud en la Universidad Yeshiva,2donde escribió numerosos artículos y libros sobre el desarrollo del Talmud.3El material de Weiss está marcado por una gran atención a la evidencia interna del Talmud de su formación. En su mayor parte, él no está interesado en la mera validación de teorías a priori.

4 Este artículo proporciona un ejemplo de la exégesis de Weiss, el de la unidad de apertura de b. Berakot, Capítulo Seis. Para poner los comentarios de Weiss en contexto, primero traduciremos y esbozaremos toda la perícopa. Con el texto firme en la mano, resumiremos los comentarios de Weiss y proporcionaremos una breve crítica.

1. Traducción
José M. Davis
Mishná Berakot 6:1

A. ¿Qué bendiciones dice uno sobre la fruta? Sobre el fruto del árbol se dice: “[Bendito eres Tú, Señor nuestro Dios, Rey del Universo], que creaste el fruto del árbol”,
C. excepto el vino, sobre el cual se dice: “…quien creó el fruto de la vid”.
D. Sobre lo que crece de la tierra se dice: “…Quien creó el fruto de la tierra,”
E. excepto el pan, sobre el cual se dice: “…el que hace brotar el pan de la tierra”.

Talmud de Babilonia: Berakot 35a

R. [La guemara comienza con una pregunta que forma la base de toda la perícopa.] ¿De qué [verso de las Escrituras podemos derivar] la ley [que uno debe decir una bendición antes de comer]?
B. [Un dicho tannaítico deriva la ley de que uno debe decir bendiciones tanto antes como después de comer de Levítico 19:24:] Hemos aprendido: [Está escrito acerca del producto del cuarto año de crecimiento de una planta, “Todo su fruto será sean] santos [dignos de] alabanza al Señor”.

C. Esto enseña que se requiere que uno diga una bendición antes y después de comer [que produce el cuarto año]. [El dicho interpreta que “dar alabanza” se refiere específicamente a las bendiciones. Dado que la palabra hebrea para “dar alabanza” [hlwlym] es plural, significa dos bendiciones: una antes de comer y otra después].
D. [R. Aqiba ahora generaliza la conclusión.] Sobre esta base, R. Aqiba dijo: «Un hombre tiene prohibido probar cualquier cosa antes de haber dicho una bendición sobre ella». [Por lo tanto, hemos llegado a la conclusión de que la ley de las bendiciones sobre los alimentos se deriva de la palabra «»dar alabanza» en Lev 19:24.]

E. [La guemara ahora se opone a esta conclusión. La ley de que uno debe decir bendiciones sobre la comida no puede basarse en la palabra “dar alabanza”, porque, como veremos en F–H, hay otras leyes que deben derivarse de esa palabra. La guemara asume que solo se puede derivar una ley de cualquier palabra en las Escrituras (dos leyes de una palabra en su forma plural). Otra ley derivada de “dar alabanza” por lo tanto no dejaría lugar para la interpretación ofrecida arriba, en B.] ¿Y estas palabras, “santo, [digno de] alabanza [al Señor] (qdš hlwlym)” significan [enseñar que hay que decir bendiciones sobre la comida]? [Seguramente] se requieren [como base para otras dos interpretaciones, ahora presentadas en F–H.]

F. [Las dos interpretaciones se basan en la similitud entre dos palabras hll, alabar, y ḥll, redimir o desacralizar. Los alimentos que se encuentran en ciertos estados menores de santidad, y en particular los productos del cuarto año, pueden ser redimidos por su propietario por su valor en efectivo. El dinero adquiere el carácter sagrado de la comida, y la comida se desantifica y puede comerse inmediatamente. La primera interpretación es la siguiente:] [Al usar la palabra “dar alabanza” (hlwlym) es como si] el Misericordioso dijera: “Redímela [es decir, producto del cuarto año] (‘ḥlyh) y luego comerlo (’klyh)”. [El pago de ‘h\lyh y ‘klyh es irrelevante para esta interpretación.]

G. [Presentamos ahora una segunda interpretación. Busca usar la palabra “dar alabanza” para mostrar que las leyes del producto del cuarto año se aplican solo al vino. Sólo el vino tenía canciones de alabanza (hll) cantadas sobre él cuando se ofrecía en el altar del Templo en Jerusalén, cf. H. Solo el vino, por lo tanto, requiere redención (ḥll) del estado de producto del cuarto año, o está sujeto a las leyes del producto del cuarto año:] Lo que requiere un canto [de alabanza—vino—] requiere redención (ḥlwl ) [y, por lo tanto, está sujeto a las leyes del producto del cuarto año]. Lo que no requiere un canto [de alabanza—todo excepto el vino—] no requiere redención [y está exento de las leyes del producto del cuarto año].

H. [Ahora proporcionamos evidencia bíblica de que solo el vino requería un canto de alabanza cuando se ofrecía en el altar.] Y es como R. Samuel b. Nahmani enseñó en el nombre de R. Jonathan.

Publicada el
Categorizado como Estudios