10 versículos de ánimo para cristianos – Sermón

La vida cristiana nos presenta muchas veces retos y obstáculos, los que hacen que sea muy difícil mantener una buena actitud, sobre todo si tenemos a nuestro alrededor tantos problemas y preocupaciones. Pero qué bueno es saber que en la palabra de Dios podemos encontrar nuestro aliento y sostén para sobrellevar todas las desavenencias de nuestras vidas.

A continuación, te presento 10 versículos de la biblia que te ayudarán a mantenerte en pie.

  1. ¡No tengas miedo!

«No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia» (Isaías 41:10).

Dios nos llama a no tener miedo, ni desfallecer, pues él nos dice que será nuestra fortaleza y nos ayudará en todo momento. Su diestra nos sustentará.

  1. Dios renueva nuestras fuerzas

«Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán» (Isaías 40:30-31).

Como seres humanos nos cansamos, desfallecemos, flaqueamos, no sólo físicamente, sino también emocional y espiritualmente, estamos sin ganas, sin rumbo, perdidos.  Pero qué lindo es saber que Dios, no, nos dejará sólo, pues su palabra dice que él renovará nuestras fuerzas y nos levantará

  1. ¡Peleemos la batalla!

«Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos» (1 Timoteo 6:12).

Pablo, nos llamó a pelear, a permanecer de pie en nuestro llamado, aferrándonos de la fe y cumpliendo a cabalidad nuestra responsabilidad de ser hijos de Dios, pues más allá de la meta esta la recompensa que el Señor nos ha prometido.

  1. Nuestra ayuda viene del Señor

«Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar; Aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza» (Salmos 46:1-3).

En nuestras dificultades, tenemos la certeza de que Dios vendrá en nuestro socorro, él será nuestra fortaleza en la tribulación. Nuestras circunstancias pueden ser adversar pero si confiamos en Dios no temeremos mal alguno

  1. Dios sostendrá nuestra mano

«Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, y él aprueba su camino. Cuando el hombre caiga, no quedará postrado, porque Jehová sostiene su mano» (Salmo 37:23-24).

Puedes tropezar y caer, pero Dios promete que cuidará tus pasos, limpiará tu camino y si te mantienes aferrado a él, no permitirá que estés postrado porque él te sostendrá.

  1. Vístete con la armadura de Dios

«Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes» (Efesios 6:13).

Pablo nos insta a vestirnos con la armadura de Dios, para que podamos resistir las asechanzas del diablo y estar firmes hasta el final. Él nos da todo lo que necesitamos para resistir y vencer y somos nosotros los que debemos apoderarnos de estas armas para nuestra vida.

  1. Prometió no dejarnos solos

«Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides» (Deuteronomio 31:8).

Dios permanece a nuestro lado, el prometió no dejarnos ni mantenernos desamparados, por eso el nos dice, no temas, ni te intimides en medio de las luchas, yo estoy contigo.

  1. Él señor siempre estará presto para nosotros

«Torre fuerte es el nombre de Jehová; A él correrá el justo, y será levantado» (Proverbios 18:10).

No importa cuán grade sea tu problema, o cuan desesperado estés, recuerda que puedes acudir a Dios, él es nuestra torre fuerte y él está presto para recibirte con los brazos abiertos y levantarte.

  1. Dios te cuidará en todo tiempo y en todo lugar

«Jehová es tu guardador; Jehová es tu sombra a tu mano derecha. El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche. Jehová te guardará de todo mal; él guardará tu alma. Jehová guardará tu salida y tu entrada, desde ahora y para siempre» (Salmo 121:5-8).

Dios es como un padre para nosotros y como un padre cuida y protege a sus hijos, igual nos cuidará, él no permitirá que nos pase nada, él nos guardará de todo mal, nos protegerá día y noche y en todo momento.

  1. Prosigue a la meta de tu llamado

«Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús» (Filipenses 3:13-14).

Mira lo que está delante dejando los errores del pasado, mirando al futuro, confiando en las promesas de Dios, dejemos que el haga su obra y mantengámonos firmes en el supremo llamamiento que Dios no hizo.

Alozano