Una oración noble

Una oración noble

Proverbios 30:7-9

Dios ha provisto una vía maravillosa para que el hombre pecador lo alcance en oración. Desafortunadamente, demasiadas oraciones son como “listas de compras”. Acudimos a Dios con un entendimiento muy claro de lo que queremos que Él haga por nosotros.

I. La Petición (7)

Dos cosas te pido, Señor; no me rechaces antes de que muera… (Proverbios 30:7, NVI)

La oración es muy importante para esta persona. Parece que está rezando, “mi última voluntad antes de morir es…”

Este es el deseo de la vida y esto es lo que quiero que sea el mayor logro de mi vida.

II. Hazme una Persona de Integridad (8a)

Aleja de mí la falsedad y la mentira… (Proverbios 30:8a, NVI)

Él quiere ser una persona de integridad. No hay mentiras ni engaños en su boca.

Efesios 4:25

Un amigo cristiano y alto ejecutivo de “Safeway” solía decir a las personas debajo de él: “Tú y yo podemos resolver cualquier problema siempre y cuando nos digamos la verdad. Si descubro que me mientes, se acabó, porque no puedo confiarte nada.”

III. Hazme una Persona de necesidades satisfechas, no de carencias (8b-9)

…no me des pobreza ni riquezas, sino dame sólo el pan de cada día. De lo contrario, puedo tener demasiado y repudiarte y decir: ‘¿Quién es el Señor?’ O puedo empobrecerme y robar, y así deshonrar el nombre de mi Dios. (Proverbios 30:8b-9, NVI)

El dinero es una de las principales tentaciones de la vida. El apóstol Pablo dijo (1 Timoteo 6:9-10, NVI)

El contentamiento es algo a lo que debemos acostumbrarnos. Nunca tendremos suficiente. Siempre vamos a querer más. El primer principio que me enseñaron en economía (soy licenciado en Económicas) fue el de la “INSUFICIENCIA”. Básicamente dice que nunca tendremos suficiente y siempre desearemos más.

Jesús y Pablo advirtieron contra esto:

Mateo 6:19-34

1 Timoteo 6:6-10

Necesitamos aprender a contentarnos. No estoy sugiriendo que hacerse rico esté mal, porque “es Dios quien te da el poder de hacerte rico” (Dt 8:14), sino para evitar las tentaciones del materialismo.

Conclusión</p

Esta noble oración necesita convertirse en la oración de todo Hijo de Dios. ¿Por qué no rezarlo ahora?

Publicada el
Categorizado como General